Carlos Arraiz es un actor que se faja. Ya sea en la comedia o el drama.De bueno o malo. Que actúa para niños, pero también para adultos. Prueba deello es que forma parte del elenco de la comedia para mayores “Los chicos del 69”, que se presentaexitosamente en el Teatro Escena 8 de Caracas, los viernes y sábados a las10:00 p.m. y domingos a las ocho de la noche.

Está nominado al premio TIN como mejor actor para niños 2006. En elcampo de la locución es la voz del canal por cable AXN, del Banco provincial, asícomo de otros productos. Y, de paso, forma parte del elenco de “Gato tuerto”,la nueva producción de Televen que saldrá en octubre, pero que ya se estágrabando.

También es comunicador social, locutor, cantante y bailarín. Fueganador del premio TIN (Teatro Infantil Nacional) 2001 como mejor actor por sutrabajo en la pieza “Marti para los niños”, dirigida por César Sierra… Enfin, Carlos no le tiene miedo a nada a la hora de ser artista.

– ¿Consideras que la obra “Los chicos del 69” sigue vigente?
– Así es, porque es una pieza, aunque fue escrita a finales de los añossesenta, que sigue totalmente vigente y creo que lo estará para siempre; porqueno solo de habla de la homosexualidad y de todo lo que conlleva ser gay ennuestra sociedad, sino que también se abordan conceptos como la amistad, lealtad, celos, aceptación, respeto, tolerancia,valores que son y seguirán siendo universales, y que de una forma u otraincluyen a todo el mundo, independientemente de su preferencia sexual. Creo queesta pieza le habla directamente al público, de una manera respetuosa, pero muyprecisa…con un leguaje de comedia profunda, sin llegar al proselitismo gay nial análisis aburrido del tema… Es un espectáculo de primera factura con unacalidad impresionante.

– ¿En Venezuela el tema del homosexualismo sigue siendo tabú?
– Creo que si. Pienso que aun en nuestro país nos falta como sociedad,derrumbar ciertas barreras y superar muchos prejuicios que tenemos en cuanto altema. Insisto no estamos haciendo proselitismo gay, pero existe una realidadcontundente y es que la mayoría de la gente no desea ver, por miedo o porignorancia quizás. Todo el mundo es igual, todos tenemos dos piernas, dosbrazos, una cabeza. En fin, creo que la preferencia sexual de las personas essu asunto, y no debe para nada interferir en la relaciones de trabajo yamistades, incluso en las familiares. No somos menos o más por ser o nohomosexual. Debemos aprender a aceptar a las personas y a nosotros mismos.Debemos aprender a tolerar y, sobre todo, a aceptar.

– Cuéntanos de tu personaje en la pieza…
– Se llama David y es un muchacho que vivió casi toda su vida en Caracas,pero decidió mudarse a Valencia, desde hace unos cuantos meses, quizá evadiendosu realidad. Es un hombre que le teme a las relaciones, al compromiso, noble ycon ganas de amar, pero que literalmente no puede. Está en manos de unpsicólogo y le recetan medicamentos, pero al mismo tiempo mantiene una relacióna distancia con Miguel, interpretado por Javier Valcalcer, quien por su ladotambién evita comprometerse formalmente. Total que David, precisamente por esemiedo al compromiso, se convierte en un ser bastante promiscuo. En un tipo quea pesar de que está comprometido con Miguel, no responde a esa relación de unamanera sincera, ni frontal. Está como deshojando la margarita constantemente:“Lo quiero o no lo quiero”. Y en esa fiesta que se da en la obra, se descubreesa vida loca de este personaje y que lo relaciona directamente con otro queestá justo en ese momento en ese apartamento.

– ¿Un elenco con mucha química?
– Con mucha química, con mucho valor, con muchísimo talento y con unasganas impresionantes  de trabajar y dedar lo mejor de cada uno en todas las funciones. No sabes como estoy deorgulloso de cada uno de mis compañeros y de todo el equipo en general. Perohablando de mis compañeros actores, específicamente,  es que no te imaginas la cantidad depresiones sociales a las que nos sometieron por el solo hecho de aceptarinterpretar personajes  homosexuales,como si eso condicionara de una manera u otra tu vida o tu identidad sexual. Ademáspor las lecturas pasaron mucho actores, que en un principio se entusiasmabanpor ser llamados a trabajar, pero en lo que se enteraban que eran personajesgays inventaban cosas, como giras por el interior o enfermedades mortales.Hacer de gay es lo mismo que hacer de príncipe, mendigo, asesino o pederasta.Es lo mismo. Cuando somos actores no se enjuician los valores de lospersonajes, simplemente de interpretan. Lo cierto es que en esta obra están losque deben estar y ya.

– Ser o no ser… O será mejor, salir o no salir del closet. ¿Quépiensas de esa gente que vive así?
– ¿Ser o no ser. Salir o no salir de closet ? Es una dedición de cadauno. Pienso que solo la persona sabe cual es su proceso de aceptación  y debe adecuarse a lo que le diga su corazón.No soy nadie para decir  u opinar sobrelos procesos personales de cada uno. Lo que si puedo decir es que el ser humanodebe tratar de procurarse tranquilidad, felicidad, paz y, si se está viviendopresionado, engañando a tus seres queridos, con sentimientos de culpa, puesnada: agarre aire y dígalo, de la mejor manera. Quizá asesorado por algúnespecialista. La vida es corta y no se debe desperdiciar, sufriendo por cosasque finalmente si tienen solución…

– ¿Qué otro proyecto teatral tienes a corto plazo?
– Estoy muy emocionado, porque ya para finales de este año tenemos una programaciónpara niño, jóvenes ya adultos bien interesante y variada.. En principio se remontará“El Principito”, pieza por la que estoy nominado como mejor actor de teatropara niños en el 2006 y que se entrega a finales de este año. También vamos aestrenar el musical de “La Sirenita” en una versión de Cesar Sierra. A principios delaño entrante haremos “Vaselina: el musical”. Por otro lado, está una piezaescrita por un mexicano y es una comedia muy al estilo de “Los chicos del 69”, que aun no tiene nombredefinitivo, porque se está haciendo la adaptación. En fin, hay mucho trabajopor delante. Y muchas ganas también de seguir haciendo cosas para el público.

– ¿Háblanos de tu participación en “Gato tuerto?
– Interpreto a Oscard Sabroso Humpierres, un camarógrafo que trabaja enel canal de televisión donde se desarrolla la novela, con mucho guaguanco, conmucha vida vivida y con mucho amor para dar. Es un tipo del pueblo, un tipo queama la salsa y que idolatra a Oscar D`León. Su mayor sueño es tener un autógrafo del “Sonero del mundo”. Esun personaje muy humano, muy enamoradiso y que vivirá una historia de amor bienparticular,  cargadísima de detallessimples, que son los que finalmente hacen la vida más rica y hermosa.