Zharick León la bella y recordada Rosario Montes de “Pasión de Gavilanes”, continúa cosechando éxitos. Ahora protagoniza “Dora, < ?xml:namespace prefix = st1 />la Celadora”, su segunda experiencia como estelar, junto al cotizado actor Víctor Mallarino y el talentoso actor venezolano Pablo Martin.< ?xml:namespace prefix = o />

Ya RCTV estrenó este dramático a la una de la tarde. A continuación, una entrevista exclusiva con la cotizada y carismática protagonista… quien nos reveló secretos y detalles de esta nueva historia, que promete adueñarse de la preferencia de la audiencia venezolana.

– ¿El éxito que ganaste con Rosario Montes te hizo ganar la protagonización de “Dora, la Celadora”?

– ¡Claro que sí! A partir de ese personaje vinieron muchas propuestas, varias personas querían trabajar conmigo y de todos los proyectos, el que más me emocionó fue Dora, porque es un rol distinto a los que he hecho. Ella es dulce, tierna, soñadora, un personaje del cual, es muy fácil enamorarse y eso me  pareció muy interesante.

– Además de tu  belleza ¿qué más crees que vieron en ti que no habían visto antes?

– El carisma, el talento… antes pensaban: era linda, tiene un cuerpo armonioso… Fue luego, Rosario Montes de “Pasión de Gavilanes”, el personaje que me disparó y me ayudó a mostrar que además de las curvas, un cuerpo bonito y una cara graciosa, tengo talento.

– ¿Te costó llegar a ser protagonista?

– Mi primera protagonización fue en la novela “A dónde vas Soledad” y ahora “Dora, la Celadora”, pero fue un proceso muy largo y difícil, sobre todo cuando llegas después de ser modelo. Lograr que te respeten y te vean como una artista de verdad, es una lucha constante.  Todas las cosas que he ganado es con mi trabajo, la gente sabe quien soy yo.

– Dora te ayudará a que el público te vea con otros ojos?

– Dora es una mujer dulce, soñadora, necesita tener un hombre a su lado que la ame, la respete, la adore. Le llegó el momento de encontrar a su príncipe azul. Quiere salir adelante, ayudar a su mamá, siempre trata de demostrar que ella es una mujer capaz y las cosas le salen al revés. ¡Es divertidísima!

– ¿Ahora eres una sex symbol con uniforme?

– Sin el uniforme es una mujer muy fresca, muy libre en el vestir, le encantan las gorritas, minifaldas y el color. Me encanta cuando lleva el uniforme, me gusta muchísimo, tiene un diseño muy  bonito. En la calle la gente me dice ¡Ojalá todas las celadoras fueran así! De verdad, el  diseño es espectacular.

– ¿Cuéntame qué es lo que más te gusta y disgusta de tu personaje?

– No me disgusta nada y lo que más me gusta es su temperamento. Es fuerte, se toma la vida con frescura, es la columna de su familia, de sus amigos. Es la líder de su grupo y eso me parece muy bonito, siempre está pendiente de todos.

– ¿Te gusta tener dos opciones como galanes: uno más maduro (Víctor Mallarino) y otro más joven (Pablo Martin)?

– Es interesante y divertido, también a la gente le va a sorprender. La historia parece ser una cosa y no lo es… y no digo más para que no se pierdan las sorpresas.

– ¿Cómo la recibieron en Colombia?

– En Colombia ha tenido un éxito increíble. En la calle me llaman Dora. Para mí es muy importante que esto suceda, porque Rosario fue un personaje que marcó tanto y ahora que la gente reconozca este nuevo trabajo, me parece chévere. También le ha llegado a toda clase de público (señores, señoras, niños, jóvenes) ¡Todos ven la novela!

– Muchas actrices mueren por trabajar con Víctor Mallarino ¿Perteneces a ese clan?

– Estoy emocionadísima y feliz de compartir el set con un actor como él. Es un maestro… con Víctor he tenido mis mejores escenas. Indiscutiblemente, es un gran ser humano y es divertidísimo, sabe mucho de su oficio, aprendo cada día, cada segundo. Para mí es  una ganancia muy grande por trabajar con un actor de ese calibre.

– ¿Y cómo te ha ido con el actor venezolano  Pablo Martin?

– ¡Divino! ¡Divino! Es un gran profesional, hicimos escenas muy bellas, muy sentidas… fue fascinante trabajar con él. Es la segunda vez que me toca trabajar venezolanos y son encantadores; con el Gato (Juan Alfonso Batista), tengo una amistad bien bonita.

-¿Tuviste que entrenarte en algo especial para el personaje?

– Dora es una experta en artes marciales. Para mí no fue difícil porque estudié en un colegio militar. Además, practico entrenamiento de defensa personal desde hace 2 ó 3 años y me dio por hacer kung fu. La novela no va a tener mucho de eso… porque es fresca, muy light; el fin del libretista es que la gente sueñe y se libere de tanta violencia y maldad y esa metan en una burbujita con las situaciones que vivimos nosotros, enfocadas hacia el amor, la parte humana. Estoy enamorada de la historia.

– ¿Cuándo vienes a Venezuela?

– Cuando me inviten, ¡me muero por ir allá!, la gente es deliciosa, quedé enamorada de Caracas

– ¿Eres esclava de la belleza?

– No, para nada. No me reprimo con la comida; si me provoca me como en la noche un helado con brownie… soy dulcera. Como, como y como y mis amigos me preguntan ¿para dónde se te va la comida? Soy de contextura delgada y voy poco al gimnasio.