En la nueva y audaz película de suspenso y acción de los Estudios Revolution XXX2: Estado de Emergencia, secuela de la taquillera película-franquicia de 2002, los vientos del cambio político retumban en los pasillos del Capitolio cuando un popular presidente resulta ser el blanco de un plan de asesinato ideado por un radical grupo disidente inmerso dentro del gobierno de los Estados Unidos.Sólo dos personas navegan entre la anarquía y la libertad: Uno de ellos, Augustus Gibbons (Samuel L. Jackson), quien acaba de sobrevivir a un golpe perpetrado en los cuarteles secretos de la Agencia Nacional de Seguridad y está huyendo. El otro, un condecorado soldado de Operaciones Especiales, Darius Stone (Ice Cube), está fuertemente custodiado en una prisión militar.Gibbons una vez más se encuentra necesitado de una persona ajena, y Stone es su hombre. El nuevo agente XXX debe descubrir a los insurgentes desde adentro. Es la única esperanza de la nación para detener el primer golpe de estado en la historia norteamericana.Los Estudios Revolution presentan la producción de Original Films XXX2: Estado de Emergencia, un estreno de Columbia Pictures estelarizado por Ice Cube, Willem Dafoe, Samuel L. Jackson, Scott Speedman y Peter Strauss. La película está dirigida por Lee Tamahori a partir de un guión original de Simon Kinberg. Los productores son Neal H. Moritz y Arne L. Schmidt. Los productores ejecutivos son Todd Garner, Rob Cohen y Derek Dauchy. El director de fotografía es David Tattersall, BSC. El diseñador de producción es Gavin Bocquet. La película fue editada por Mark Goldblatt, A.C.E, Steven Rosenblum, A.C.E. y Todd E. Miller. La diseñadora de vestuario es Sanja Milkovic Hays. Los supervisores musicales son Laura Z. Wasserman y Darren Higman. La música fue compuesta por Marco Beltrami.XXX2: ESTADO DE EMERGENCIA – LA HISTORIA:En XXX2: Estado de Emergencia, Samuel L. Jackson regresa como Augustus Gibbons, el incondicional agente de la Agencia de Seguridad Nacional quien guió las operaciones de la película original XXX. En este nuevo episodio de la franquicia, Gibbons y el experto en artilugios Toby Lee Shavers (Michael Roof), escapan a un ataque letal perpetrado por agresores desconocidos en el centro de operaciones clandestino XXX de la Agencia de Seguridad Nacional.Gibbons sospecha que los asesinos fueron enviados por una facción radical y secreta infiltrada dentro del gobierno y está en busca de un nuevo agente especial para desaparecerla. Esta vez, Gibbons requiere de un hombre experimentado y militarmente bien entrenado que tenga credibilidad en las calles y que pueda descubrir la fuente de la insurgencia desde adentro.Desafortunadamente, el hombre perfecto para el trabajo está en la cárcel.Él es Darius Stone (Ice Cube) y está bajo arresto en una prisión militar por atacar a un oficial superior. Gibbons ayuda a Stone a escapar de prisión y lo convence de convertirse en un nuevo agente XXX para detener el derrocamiento del gobierno de los Estados Unidos.En la Casa Blanca, el Presidente moderado Sanford (Peter Strauss) se da de topes con su radical Secretario de Defensa, George Deckert (Willem Dafoe), un ex general con nexos previos con Gibbons y Stone. Cuando Deckert asiste a una gala del gobierno, Stone personifica a un mesero con la esperanza de escuchar información privilegiada. En el festejo conoce a Charlie Mayweather (Sunny Mabrey), la hija de un oficial del gabinete que al final ayuda a Stone a escapar.Stone también es perseguido por el agente del FBI Kyle Steele (Scott Speedman), un ambicioso y prometedor joven que considera a Stone un peligroso criminal. Para hacer más fácil su misión, Stone recurre a dos viejos amigos de las calles de Washington, D.C.: Lola (Nona Gaye), un antiguo amor que ahora es propietaria de una concesionaria de autos de lujo, y Zeke (Xzibit), un renegado operador de un deshuesadero con acceso tanto a armamento como a personal.Cuando el Presidente Sanford es secuestrado después de un descarado ataque al Capitolio de los Estados Unidos, Stone y sus compatriotas deben unirse para oponerse a una de las más imponentes amenazas a la libertad norteamericana jamás organizada, liderada por un enemigo con lo último en armas de fuego y mano de obra a su disposición.