Ya está en cartelera la última cinta del polémico escritor y director Woody Allen, quien  obtuvo varias nominaciones al Globo de Oro, incluyendo los renglones de mejor película, director y guión. En está oportunidad regresa con sus temas de siempre: la familia, el amor y las pasiones. No obstante en “Match Point”, a diferencia de sus más conocidos filmes donde la comedia negra aflora junto al drama, en está oportunidad, el espectador no ríe ni siquiera sonríe, ante una trama llena de tensión que casi se convierte en un thriller de amor y pasión.

Sin embargo, no importa si es en tono de comedia o drama, los diálogos tienen el sello de Allen, así como las situaciones que reflejan los altibajos de cualquier pareja a lo largo de los años. Lo curioso es que en esta oportunidad ya Allen decidió salir de la “Gran Manzana” y convertir a Londres en el escenario de las relaciones familiares. La familia judía o la neoyorkina fue desplazada por un flemático clan inglés, donde se enfrentan las pasiones de un escocés y una estadounidense. < ?xml:namespace prefix = o />

Scarlett Johansson  destaca en su papel de una apasionada mujer que ya no desea perder una batalla de amor ante un hombre, mientras Brian Cox y Mathew Goode desarrollan excelentes roles bajo la dirección de Woody Allen, quien parece haber cambiado no solo sus situaciones y escenarios, sino también sus actores.

El guión, como todos sus anteriores,  asume una variedad de temas, en los que resalta el valor y la importancia del destino en la vida de un ser humano. La edición, también escapa del otrora Allen, quien en esta oportunidad juega con el espectador incluyendo una escena en cámara lenta, donde nos orienta a pensar una resolución del film que no tendrá lugar. El director nos trae otra visión totalmente diferente de la infidelidad, la pasión, la vida, la familia, el amor y el destino que logra estremecernos  ante la resolución de la trama.