Hay muchas maneras de encontrarsignificado en los hechos del 11 de septiembre.  La televisión puede mostrar los hechos cuando suceden.   Un reportero puede escribir un borrador de lahistoria.   Los historiadores puedenampliar el período de tiempo y darnos su contexto…   Los cineastas también tienen su papel y creoque algunas veces, si vemos con claridad y decisión un solo hecho, podemosencontrar en su forma algo más que el hecho mismo – el patrón genético denuestra era…   Por esto tenemos una cintasobre el vuelo 93.

El realizador PAUL GREENGRASS – eldirector-guionista con sensibilidad social detrás de películas que estudian elimpacto del terrorismo en Irlanda del Norte en Domingo Sangriento y Omagh, laviolencia racial en El Asesinato de Stephen Lawrence y el abandono de unsoldado en Resurrected – ahora enfoca sus cámaras en el día que cambió nuestromundo para siempre

En Vuelo 93, Greengrass crea undrama apremiante y provocador que relata la historia de los pasajeros, la tripulacióny los controladores aéreos que vieron horrorizados mientras el Vuelo 93 deUnited Airlines se convertía en el cuarto avión secuestrado en el día del peorataque terrorista en suelo estadounidense:  el 11 de septiembre de 2001.

El director explora las hechos deeste día al relatar la historia del un solo vuelo y la muestra casual y comúnde miembros de la tripulación, hombres de negocios, esposas, abuelos,estudiantes y demás, que viajaban a San Francisco a bordo de ese Boeing 757.   Durante el transcurso de los 90 minutos quela nave estuvo en el aire, el mundo debajo entraba en una era nueva y violenta- vista a través de una niebla que lentamente se disipó para revelar queEstados Unidos de América estaba bajo ataque.

Frente a la impresionante tarea derecrear los hechos que sucedieron a bordo del fatídico avión y abajo en latierra, Greengrass y sus colaboradores contactaron una gran variedad defuentes, llevando a cabo incontables entrevistas cara-a-cara con las familiasde los 40 pasajeros y miembros de la tripulación, con miembros de la comisióndel 11 de septiembre, con controladores de tráfico aéreo y con otro personalmilitar y civil que tomó parte en lo sucesos de ese día.   Estas entrevistas fueron depuradas y, juntocon los detalles de las grabaciones del vuelo, los archivos públicos y loshechos históricos, se convirtieron en la base para la realización. Entonces fueinterpretado por un coro de talentosos actores virtualmente desconocidos -presentados como un grupo heterogéneo de personas que comparten un vuelo -cuyas improvisaciones agudas basadas en hechos dieron el intenso drama humanocapturado por las cámaras de Greengrass.

El resultado es un estudiopenetrante – presentado en su duración real – del incendiario choque entre elmundo moderno y el antiguo… y del valor que nació de esa severa prueba.

“Una de las razones por la cualVuelo 93 tiene tanto poder sobre nuestra imaginación es precisamente porque nosabemos exactamente lo que sucedió,” asevera Greengrass. “¿Quién entre nosotrosno piensa en ese día y no se pregunta cómo fue y cómo hubiéramos reaccionadonosotros?”

Cuidadosamente preparada einvestigada con el apoyo de las familias de los pasajeros y la tripulación queperdieron sus vidas, Vuelo 93 presenta un retrato inolvidable e inspirador depersonas comunes confrontadas con una situación impensable…   que inesperadamente se convirtieron en losprimeros ciudadanos en la nueva era del terrorismo global que comenzó esamañana del mes de septiembre.