La sensación de dolor es una experiencia tan desagradable y molesta quelos médicos tratan en forma paralela este sufrimiento y las sensaciones físicasy químicas que desencadena. La anestesióloga y especialista en dolor y cuidadospaliativos Patricia Bonilla recomienda que las dolencias severas sean tratadascon opioides, para mejorar la calidad de vida del paciente y hacer su situaciónmás llevadera.

El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable,asociada a un daño real o potencial de tejidos. La intensidad del dolor seclasifica en: leve, moderado o severo. La sensibilidad de cada persona y sunivel de tolerancia juega un papel fundamental al momento de determinar el tipode dolor que siente y el tratamiento adecuado para aliviarlo.

Por lo general, el dolor se presenta como síntoma de alguna enfermedado a consecuencia de una lesión. La sensación es tan molesta que los médicossuelen tratar en forma paralela la causa del dolor y el alivio del mismo, paralo cual se dispone de una amplia gama de analgésicos, entre las cuales seencuentran los opioides, –sustancias derivadas del opio que actúan en elsistema nervioso central y periférico causando un efecto de analgesia capaz dealiviar la sensación de dolor.

¿QUÉ HACER CUANDO EL DOLOR ESSEVERO?
La anestesióloga Patricia Bonilla -Jefe de la Unidad de CuidadosPaliativos del   Hospital Oncológico LuisRazetti, en Caracas- recomendó que todos los pacientes que presenten dolorsevero, crónico o agudo, deben ser tratados con medicamentos opioides paraaliviarles la sensación de dolor y proporcionarles una mejor calidad de vida.

“Hay mitos en torno al uso de opioides -detalló- pues se piensa quesólo se deben suministrar cuando el enfermo está en fase terminal y que puedenocasionar depresiones respiratorias que lleven a la muerte. Esto ha llevado aque se mantenga cierta resistencia por parte de los médicos y familiares depacientes para usar opioides, aún cuando se ha demostrado que el suministro deuna dosis adecuada ayuda a aliviar el dolor y no causa   efectos secundarios como la adicción odeficiencia respiratoria”.

NO TODOS LOS OPIOIDES SONIGUALES
Los medicamentos opioides se dividen en débiles -los que tienen unaunión débil a los receptores – y fuertes, los cuales permite un mejor efecto deanalgesia. “La selección del medicamento y la dosis que le debe sersuministrada a cada paciente dependerá de la severidad del dolor”, explicó ladoctora.

Es necesario que estos medicamentos sean indicados por médicos expertosen el manejo de opioides para evitar efectos secundarios indeseables. “El usode opioides por períodos prolongados, produce resequedad en las heces, reducela movilidad del tracto gastrointestinal y causa estreñimiento, por lo cual es necesarioutilizar fármacos y apegarse a una terapia preventiva en la que se vigile laalimentación del paciente”, agregó.

LA DISMINUCIÓN DEL DOLOR HACE LA VIDA MÁS LLEVADERA
La doctora Bonilla destacó la importancia de divulgar los beneficios delos cuidados paliativos y el uso de opioides para disminuir el dolor de lospacientes con dolor severo, reducir el número de visitas hospitalarias, evitarlas hospitalizaciones y brindarle una vida más cómoda a los enfermos.

“Quienes padecen enfermedades crónicas y están en etapas avanzadas,necesitan sentirse en un ambiente conocido y familiar; en la medida que losmédicos y familiares puedan controlar su dolor y otros síntomas será posibleque esa persona sea tratada en su residencia y se evita las molestias de estarhospitalizado en un lugar donde recibirá un trato más impersonal”, finalizó laespecialista.

RECUADRO
Con el propósito de esclarecer las dudas respecto al uso de opioidescomo analgésicos, la doctora Carolina Kamel -médico pediatra, especialista encuidados paliativos y bioética y presidenta de la Asociación Venezolanapara el Estudio del Dolor (AVED)- sostuvo recientemente un encuentro con laprensa, en el cual explicó los mitos y realidades relacionados con el uso deopioides en el tratamiento del dolor. “No tener dolor es un derecho y aliviarloes una obligación ética y moral; el uso de opioides no es sinónimo de muertesino de alivio al dolor”, puntualizó.

Para ampliar esta información puede comunicarse con: Melina Martínez,Consultora de Cuentas de Comstat Rowland, a través de los teléfonos:0412-9503553 ó 993-4415.