El especialista e investigador internacional doctor Björn Dahlöf,expuso los resultados del estudio durante el V Simposium organizado por la Fundación Venezolanade Cardiología Preventiva, realizado recientemente en Caracas.

En el  marco del V Simposiumorganizado por la Fundación Venezolana de Cardiología Preventiva, elinvestigador de origen sueco Björn Dahlöf presentó por primera vez enLatinoamérica -incluso antes de su publicación oficial en la reconocida revistamédica Lancet- los resultados del Estudio JIKEI Heart, confirmando losbeneficios en protección cardiovascular de la molécula Valsartan, aplicadaconjuntamente con la terapia regular. Valsartan es un bloqueador del sistemarenina angiotensina, utilizado para el control de la Hipertensión Arterial.

El estudio controlado de gran escala ‘JIKEI Heart’ -conducido por la Escuela de Medicina de la Universidad de Jikeien Tokio, Japón- fue diseñado para determinar si al añadir Valsartan a laterapia usual aprobada,  mejoraría lasalud de un grupo de pacientes japoneses con enfermedades cardiovascularestales como hipertensión, enfermedad arterial coronaria e insuficienciacardíaca.

En el estudio participaron más de tres mil pacientes entre 20 y 79 añosde edad y de ambos sexos,  los cualesfueron asignados -según el caso- a uno de dos grupos. El primer grupo mantuvosu terapia habitual y al otro grupo se le administró Valsartan en adición a laterapia convencional para, posteriormente, comparar los resultados obtenidos.

Sin embargo el comité de seguridad que evaluaba el estudio, ordenó suinterrupción prematura después de un tiempo de observación de 3.1 años -elrango de observación era de 1-3,9 años- debido a razones éticas, ya que lamagnitud del beneficio obtenido por el grupo que recibía el Valsartan,motivó  que se decidiera suministrartambién este medicamento a los pacientes que formaban parte del grupo control,pues redujo de manera temprana y muy significativa el riesgo de AccidenteCerebro-Vascular (ACV), Angina de Pecho, hospitalización por InsuficienciaCardíaca, etc.

PROYECCIONES SOBRE LA POBLACIÓN OCCIDENTAL
Si bien suponemos que la población japonesa se alimenta en forma mássaludable que la occidental, pues consume mayor cantidad de vegetales ypescados, el doctor Dahlöf señaló que ha habido un incremento apreciable en elnúmero de casos de enfermedades cardíacas entre la población japonesa debido ala occidentalización de los hábitos alimenticios de la misma: “estánconsumiendo más fast foods -comidas rápidas- y más grasas”. También comentó queun estudio epidemiológico de factores de riesgo cardiovascular incluyópoblación asiática, y demostró que los factores que predicen el 90% de loseventos cardiovasculares son los mismos incluso en la población asiática.

Estos datos reveladores sobre los recién incorporados hábitos dealimentación y la presencia comparable de riesgo en población japonesa, hacemás fácil imaginarse que los beneficios que mostró el Valsartan (moléculaoriginal de Laboratorios Novartis) en el estudio JIKEI Heart pueden sertrasladados a los pacientes latinoamericanos y venezolanos.

El tema de la alimentación -de igual forma- viene muy ligado al de lacalidad de vida. Sobre el caso japonés, el doctor Dahlöf señaló que “se tratade pacientes que viven constantemente estresados, que tienen muy poco tiempolibre y cuando lo tienen, no saben qué hacer con él”.

La calidad de vida del paciente, el estrés,  la falta de ejercicio, el sobrepeso, entreotros aspectos, son factores de riesgo que inciden en la aparición deenfermedades cardíacas.

El control periódico del peso, un cambio en los hábitos alimenticios yen el  tipo de vida –aunado a una terapiaóptima, cuando esta sea necesaria e indicada por el médico tratante- puedenmejorar notablemente la salud de los pacientes que sufren enfermedadescardiovasculares

EN RECUEDRO…
¿Por qué realizar el estudio en pacientes japoneses?
El profesor Björn Dahlöf del Hospital de la Universidad Sahlgrenskade Östra, Göteborg, Suecia, y quien encabezó el estudio ‘JIKEI Heart’, señalóque la razón principal por la que se decidió hacer el estudio con pacientesjaponeses, es que este grupo étnico no había estado lo suficientementerepresentado en investigaciones anteriores. De igual modo, era muy poco lo quese sabía de los factores de riesgo para enfermedades del corazón entre lospacientes japoneses.

El tiempo de duración del estudio garantizó, además, que se obtuvierala cantidad de datos suficientes para contrastar los resultados con los deestudios anteriores y futuros. Adicionalmente, dada la occidentalización deesta población, se podrían realizar proyecciones interesantes a nivel mundial.