La repotenciada Marlene De Andrade, quien se   colocó demasiado silicón en el tren delantero. Dicen por ahí que muchas veces se va de frente por el peso de sus nuevas “lolas”. Sin embargo, nadie le niega sus dotes histriónicos. Recientemente participó como una de las amantes de “Miranda”, la película, dirigida por Diego Risquez. Y actualmente es una esposa cuaimatizada en la culebra de RCTV: “Y los declaro marido y mujer”, que cuenta con un elenco de primera.

 

– ¿Dispuesta a soportar que tu esposo tenga una amante?

– No, rotundamente.

 

– ¿Un hijo garantiza la felicidad en la pareja?

– Nunca, para mí un hijo es un complemento para la pareja.

 

– ¿Quién es tu competencia en la novela?

– No tengo competencia.   Cada quien tiene su estilo y yo tengo el mío bien definido.

 

– ¿Te consideras cuaima fuera de las pantallas?

– No, para nada…

 

– ¿Qué te hace sentir celos?

– La mentira.

 

– ¿Quieres tener hijos aunque el embarazo pueda deteriorar tu imagen?

– Es uno de mis sueños como toda mujer.

 

– ¿Has sentido celos al ver a tu pareja en una escena de cama?

– Claro, soy un ser humano, pero ambos somos profesionales ante todo y tratamos de no darle importancia a cosas como esas.

 

– ¿Transformaciones u operaciones para interpretar el personaje?

– Hay cambios, por ejemplo, mi cabello era rubio y ahora es negro.

 

– ¿Qué duele más: los cachos o la burla?

– Las dos cosas duelen por igual.

 

– ¿Cuál es tu gancho?

– Mis ojos.

 

– ¿La mujer es más fiel que el hombre?

– Es relativo.

 

– ¿Existe una edad para casarse?

– El tiempo de vida es perfecto.