Ahora “El Potro” se faja más para “buscar los reales”

Antonio “El Potro” Alvarez junto al serpentinero Kelvin Escobar se convitieron el año pasado en los verdaderos “latin lover” de nuestra pelota profesional. Mientras Escobar enfocaba sus envíos hacia RCTV, Alvarez repartió batazos en Venevisión.

 

Sin embargo, “El Potro”, quien estuvo casado con la ex-Miss Mundo Astrid Carolina Herrera, decidió volver a contraer nupcias, esta vez con la ex-Miss Venezuela Mariángel Ruiz. Y lo que lo tiene más alegre es que su hoy esposa tiene dos meses de embarazo.

 

– ¿Cómo te sientes Antonio?

– Es una combinación de emociones, sentimientos y las ganas enormes de vivir. Ser padre le cambia las perspectivas de vida a cualquiera. La familia es la parte fundamental de cualquier individuo. Cuando estás bien familiarmente y tienes principios eres un triunfador. Mis padres son un ejemplo. Ahora vengo yo y estoy listo para enfrentar el reto.

 

– ¿Será hembra o varón?

– Todavía no sabemos (risas).

 

– ¿De saber el sexo que nombre le pondrías?

– Debemos pensarlo los dos. Si fuera muchacho a lo mejor le pondría Antonio Alvarez júnior. Pero lo que deseo es que Dios le dé mucha salud.

 

– ¿Y las ofertas del norte?

– Existen dos o tres ofertas, pero no tengo nada en concreto porque mi abogado es el que maneja todo. Las mismas serían para triple A con una opción a los campos de entrenamiento de la gran carpa. Ya están muy adelantadas las conversaciones y esta semana se debe conocer a cual organización iré.

Una de esas opciones es con los campeones mundiales de Oswaldo Guillén (“claro que me gustaría estar con los Medias Blancas, pero debo aceptar la mejor oferta”). También tiene ofertas de Japón, pero “El Potro” considera que está muy joven todavía (apenas cumplirá 27 este año) y puede volver a jugar en la gran carpa, un sueño que consiguió con los Piratas de Pittsburgh: “Lo importante es luchar para volver arriba”.

 

– ¿Cómo te sientes con Lara?

– Muy bien. Tengo que agradecer la confianza que depositó el manager Luis Sojo al colocarme en el jardín central, mi posición natural. Estoy jugando para ayudar al equipo en cualquier aspecto. Lo importante es que Cardenales de Lara conquiste el título.

 

Alvarez vivió un 2005 de incertidumbres, ya que durante los entrenamientos primaverales con los Medias Blancas de Chicago, sufrió una lesión en su codo derecho que lo envió al quirófano, en el que se sometió a la denominada operación “Tommy John” para reconstruir la parte afectada. Esto significó que el jardinero se sometiera durante seis meses a un exigente régimen de recuperación: “En estos días realicé un corte en forma desbalanceada, pero tiré fuerte a segunda. Y lo más importante es que no sentí ningún dolor”.

 

MÁS MADURO

Durante ese período de reposo peloteril se dedicó a trabajar con un plan cardiovascular y levantar pesas para fortalecer el hombro afectado, en especial los músculos del hombro y la espada. Este trabajo físico contribuyó a que bateara con La Guaira para .295 con nueve jonrones, trece dobles, un triple, 8 robos y treinta remolcadas: “Te diré que pasé de 92 a 96 kilos, pero ahora de pura fibra. No perdí velocidad porque conseguí las ocho estafadas en el mismo número de intentos. En cuanto al bateo, son muchos quienes me han ayudado, como son el profesor Filardi, manager de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la UCV, y el mismo Oswaldo Guillén. Son muchos”.

 

– ¿Preparado para ser suplente?

– Lo que quiero es que me den la oportunidad de demostrar que puedo ayudar a un equipo con mi bate, la defensa y mi velocidad. Si debo ser emergente trabajaré para hacer el mejor trabajo. Y si se presenta una oportunidad volver a ser de nuevo regular.

 

Ser futuro padre y venir de una delicada operación influyeron en que Antonio madurara más como pelotero. En la ronda regular con Tiburones de La Guaira se notó a un jugador que ya no tira a la base que no debe o corre las almohadillas alocadamente. Eso sí, sin perder la garra que lo caracteriza: “El que tiene la capacidad de escuchar y asimilar siempre mejorará. Además, debo luchar por buscar los reales, porque pronto seremos tres”.