“Postales de Leningrado” fue pre-nominada al Oscar

Mariana Rondón, es sin duda alguna una de las cineastas venezolanas másprometedoras. Su nuevo filme “Postales de Leningrado” ha sido seleccionado paracompetir por la nominación a la “mejor película extranjera” para los premiosOscar.

Ofrece, además, una mirada infantil sobre el tema de la guerrilla,donde entre disfraces, juegos y escondites; una niña cuenta su historia desdeel mismo día de su nacimiento, la de su primo, la de su familia… entre miedospero desde una óptima muy fresca, novedosa e inocente.

Escrita por la misma directora y producida por Marité Ugás, en la cintaactúan Greisy Mena (Marcela), Laureano Olivares (Teo), quien ya ha tenidoparticipaciones en películas como: El Don, Sicario, Oro Diablo; La actriz deteatro, Haydee Favrola en el rol de la abuela protectora; María Fernanda Ferro,protagonista de la cinta anterior de Rondón, es Martha, una universitaria ymilitante político; William Cifuentes (Teo), mientras que el personaje infantilque narra toda la historia es representado por cuatro niñas: Mariangel Peña(recién nacida), Valeria Márquez (8 meses), Claudia Usubillaga (6 años) yCamila Tikas (voz narradora); estos son los protagonistas de este filme queestá inspirado en vivencias de hijos de ex – guerrilleros venezolanos.

– La guerrilla es un tema que setrató en el cine de los años 70, pero en este trabajo lo abordas desde unaforma novedosa. ¿Por qué decides tocar este tema en estos momentos?
– El lugar desde donde lo estoy viendo es muy familiar. Hablamos de laguerrilla de los años ’60 pero la mirada es de una familia que está viviendouna situación particular porque algunos de esos miembros son parte de esaguerrilla. Yo lo veo desde una óptica infantil, la de unos niños que noentienden mucho lo que está pasando…Además que es un poco mi lugar, mihistoria…

– ¿Es una visión bien particularpero hiciste algún tipo de investigación como para complementar tu historia?
– Absolutamente nada, me esmeré en no hacerlo. Yo quería respetar eserecuerdo, esa imagen infantil, esa manera de concebir los recuerdos en laestructura y los lenguajes; yo traté de reproducir los recuerdos mas no sé sirealmente fue así.

– ¿No te resultó difícilconseguir esa mirada infantil siendo un adulto?
-Si en algún lugar hubo un esfuerzo fue en no dejarme invadir por lamirada adulta y para ello conviví con los niños actores, a quienes traté depasarles mis recuerdos y de que ellos me los devolvieran con sus juegos. Ensayéy trabajé mucho con ellos, fue un gran esfuerzo de guión. Por ejemplo, elasalto con ratas de Sears fue una anécdota que escuché -no averigüé si habíasido así- y desde la primera vez que me la contaron  me lo imaginé como un comic, era lo que teníaa mano cuando pensaba en esas historias, así que traté de recuperar esospensamientos.

-¿Cómo fue la selección de losniños, quienes tienen un gran peso en esta historia?
– Ellos llegaron y fueron los más fáciles, como si hubiesen estadoesperando el proyecto. Willy que hace de Teo, por ejemplo, es hijo de una mujerque trabajó en la película; él vio todo el casting de los niños durante dosdías y al tercer día dijo: “Yo quiero hacer el casting”; lo hizo perfecto,entendió el personaje…

-¿Qué instituciones colaboraronen la realización de la película? ¿Cuánto costó el filme?
– Intervino el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) perocomo en esa época no había mucho presupuesto, también se sumó Ibermedia y elCentro Arte La Estancia. La película costó alrededor de mil 600 millones de bolívares.

-¿Cuáles fueron las principalesdificultades con las cuales te topaste en la realización de este trabajo?
-Hay que partir de que nada de esto se puede hacer en el país, o por lomenos cuando empecé hacer “Postales de Leningrado”. Me tocó realizar unainvestigación tecnológica por el continente; en ese tiempo no había telecine enCaracas, había un bajón de producción terrible. Así debí resolver el aspectotécnico y conseguir gente que tuviese la audacia para meterse con imágenes queestaban escaneadas en 2K, algo que no se puede trabajar en Venezuela, debíhacerlo con una empresa mexicana que lo terminó haciendo en Los Ángeles. Elmaterial regresó e hice una primera corrección, una colorización en México, yluego debí trasladarme a Argentina para la postproducción.

-¿Planeas llevar la película afestivales internacionales?
-Sí, pero no por los momentos…

-¿Qué otros proyectos tienes enmente?
-Voy a empezar como productora en las próximas películas de AlbertoArvelo y Marité Ugás.

-¿Cómo ves el cine venezolanoactualmente? ¿Sientes que existe una evolución?
-Totalmente; que se esté por estrenar diez películas sin duda dicemucho.

-Háblame de qué proyectos tienesactualmente como artista plástico, sé que es otra de tus pasiones.
-Ahorita me estoy preparando para dos exposiciones importantísimas; unade ellas es con la Fundación Telefónica España, se llama “Emergentes” y seestrena en noviembre en Gijón, España, en un nuevo Museo de Artes Electrónicas,y la otra es para el año que viene en China durante los Juegos Olímpicos.

En la cinta la parte sonora estuvo a cargo del argentino CamiloFroideval – productor musical de Molotov – y el mexicano Felipe Pérez Santiago- que ha compuesto piezas especialmente para el grupo The Kronos Quartet; elequipo liderizado por el argentino Ignacio Gorfinkiel tuvo la responsabilidadde trabajar cinco meses la colorización y la animación, mientras que el diseñodel sonido estuvo por cuenta de Lena Esquenazi, quien le dio esa atmósferasonora tan característica de la época. 

Como señalamo s “Postales de Leningrado” ha sido elegida como precandidata al premio Oscar a la mejor película en lengua extranjera. Fue electapor unanimidad por el comité de selección conformado por Alfonso Molina, IrlandaRincón, Pablo Gamba, Henry Páez, Solveig Hoogesteijn, Carlos Malavé y ThaelmanUrgelles, fundamentados en la lograda ambición creadora presente en lapelícula, en cuanto a su tema, estructura, puesta en escena y los mediostécnicos y profesionales utilizados. La sentencia señala: “Destacamos lafrescura de su mirada hacia un tema histórico, controvertido, asumido conhonestidad”.