< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

“Divina alegría es una delicia de personaje”

De vuelta a la pantalla de RCTV, la actriz llega a encarnar a una mujer venezolana llena de chispa, amor y sabor en el nuevo proyecto dramático del canal. Recién estrenada como suegra en la vida real, comparte la ilusión de estar entre viejos y nuevos amigos.

 

En la nueva telenovela de Vivel Nouel, “Por todo lo alto”, Marialejandra Martín interpreta a Divina Alegría, una mujer feliz, familiar, musical y única. En la historia, es la esposa de Daniel Alvarado y madre de Winston Vallenilla, Carmen Alicia Lara y Estefanía López.

La actriz regresa a la pantalla luego de haber trabajado en Miami en la producción dramática “Soñar con cuesta nada”. Allí interpretó a Olivia, una mujer sufrida y millonaria que hacía pareja con el venezolano Víctor Cámara.

A punto de estrenarse la novela, Marialejandra habla de cómo se siente con este nuevo reto, cuáles son sus expectativas con el proyecto y otros secretos de su vida personal y profesional.

 

Vuelves a las telenovelas de RCTV después de un tiempo de ausencia, ¿Qué motivó este regreso?

– Acabo de llegar de una telenovela que estaba haciendo en Miami y tenía una oferta de otro canal, pero de RCTV me llamaron con algo muy bien definido y el personaje me encantó. Lo siguiente que me atrajo fue Daniel Alvarado. Me terminé de convencer cuando supe que él iba a hacer de mi esposo en la historia. Siempre hemos querido trabajar juntos, nos queremos mucho y somos amigos desde hace años.

 

¿Qué puedes adelantar de Divina Alegría en esta telenovela?

– Bueno, lo  pueden sacar por el nombre, es una delicia de personaje y fue determinante para decidirme por esta novela. Sentía ganas de hacer algo distinto. Divina es realmente diferente a lo que venía interpretando en los últimos años. Ella es hiperkinética, está más viva, es muy alegre y fuerte también, eso me encantó.

 

¿Cómo se construye un personaje como Divina Alegría? ¿Es una mezcla de qué o quiénes?

– Yo creo que el actor debe seguir su intuición. Eso es fundamental, si no confías en ella, estás perdido. Es lo primero que hay que seguir, sobre todo en televisión. Es fundamental que esa primera imagen que se tiene del personaje se mantenga presente y no se escape. Así nació Divina.

 

¿Cómo ha sido la oportunidad de trabajar de nuevo con tantos amigos en RCTV?

– Ha resultado un placer enorme volver a trabajar con el equipo técnico. Y aparte de todo, con actores que he admirado toda la vida como Cayito Aponte, para mí es un placer trabajar con él. Ya yo se lo dije a la gente de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Rochela: No lo vamos a devolver, Cayito es nuestro, ¡Lo siento! Sobre mi cadáver se llevan a Cayito Aponte (risas)

 

Mucho talento joven está participante en este dramático. ¿Qué piensas de ellos y su trabajo?

– Yo estoy aprendiendo de todos, creo que todo el mundo tiene que aprender de todos. El camino del actor es un espejo de la vida. Las grabaciones han sido una delicia, las nuevas generaciones son espectaculares. Me voy al cine con mis hijas de la novela, es un equipo riquísimo.

 

¿Qué piensas que tiene este proyecto que logrará seducir a la audiencia?

– Tiene mucha chispa, un elenco espectacular, la gente está muy entregada, el equipo está dándolo todo en esta telenovela y nos estamos divirtiendo muchísimo, y yo creo que eso es fundamental. Cuando uno se divierte, eso llega con creces al público.

 

¿Cómo ha sido hasta ahora la experiencia de trabajar junto a Vivel Nouel?

– Sí, es la primera vez que trabajo con Vivel y ha sido precioso. Cuando hablé con ella, me dio una confianza enorme, sentí que confió en mí. Es muy bella gente, le gusta lo que esta haciendo y tiene una energía maravillosa.

 

¿Cómo describirías la experiencia de trabajar en una telenovela fuera de Venezuela?

– Muy buena, incluso pude trabajar con otros venezolanos que ya conocía. A mí me gusta mucho hacer novelas acá, porque cuando uno está solo en otro país es muy duro. En cuanto a la manera de hacer televisión, creo que somos unos genios y tenemos mucho que enseñarle al mundo entero en cuestión de telenovelas.

 

Has tenido exitosas experiencias en varios medios: radio, cine, teatro y televisión, ¿qué tienen las telenovelas que te hacen regresar?

– Es que nunca me he ido de las telenovelas. Hago y cine y teatro desde que empecé mi carrera, pero las telenovelas son lo que más se ve, lo que más le llega al público. A mí me encanta hacer telenovelas, son una plataforma para poder hacer otras cosas.

 

Tu hijo se casó recientemente ¿Cómo te sientes en tu papel de suegra?

– ¡Ay divino! En la vida real soy la mejor suegra del mundo, creo yo (risas) Yo digo que tengo  dos hijos y que se casaron entre ellos.  A la esposa de mi hijo Luis Ale, la amo y la adoro, es mi otra hija. Trato de no meterme mucho, lo que hago es quererlos y ayudarlos como pueda.

 

Desde hace algún tiempo das clases de teatro ¿Cómo es esa historia?

– Hace ya 3 ó 4 años me llamaron para pedirme que armara un grupo de teatro en el Club La Lagunita. A mí me daba pánico porque nunca había dado clases, así que puse una sola condición y era que pudiera llevar a mi amigo Hernán Marcano. Los dos funcionamos muy bien, nos respetamos mucho y nos complementamos. Ha sido una experiencia espectacular, mis alumnos me aman y yo los amo. Es increíble, creo que he aprendido tanto como ellos.