Enla trama de “Toda una Dama” dará vida a la hija de Nohely Arteaga y LuisGerardo Núñez.
Diezde los quince años de su vida han sido dedicados a la televisión. Imagen decampañas publicitarias, cine, teatro y proyectos dramáticos destacan en elresumen curricular de la trayectoria artística de María Gabriela de Faría,quien en esta oportunidad asume el reto de encarnar, dentro de los personajes de“Toda una Dama”, a Helena Trujillo Laya, una chica rebelde que se aferra a lamúsica para escapar de los problemas de su hogar.

Conun ritmo acelerado, la joven Faría habla de sus proyecciones entre las cualesdestacan ser Presidente de la plancha estudiantil, ayudar a fundaciones deniños especiales y alcanzar la internacionalización como actriz. 

Dejandoa un lado el bolso del colegio, y sobre el los libretos que en minutos deberádramatizar, empieza la entrevista acompañada de quien como ella misma describees “su más fiel seguidora”, su mamá.

– ¿Al igual que tu personaje eresfanática de la música electrónica?
-Para nada, no me desagrada pero me gusta más la música latina y elreggaeton.  Mi pareja en la novela,Reinaldo Zabarce, me ha ayudado a entender un poco más ese género.

– ¿Cuál es el mejor aprendizaje alcompartir escenas junto a figuras como Nohely Arteaga y Luis Gerardo Núñez?
-Trabajar con ellos es riquísimo, las escenas salen solas. Ambos son muytalentosos, por eso han llegado donde están.

– Ser protagonista, ¿una meta porconquistar?
-Realmente me gustaría hacerlo pero lo que más deseo es trabajar en otropaís.  Me encantan las produccionescolombianas e incluso Miami, allí terminan trabajando muchos venezolanos.

– ¿De existir la posibilidad deinternacionalizarte te atreverías a abandonar tu familia por alcanzar esa metatan joven?
-El primer requisito es que mi mamá se vaya conmigo.  Ella es mi manager y me acompaña todos losdías desde que me levanto hasta finalizar las grabaciones. Somos inseparables.

– ¿La cercanía con tu mamá te hacesentir limitada en ocasiones?
-Todo lo contrario, mi mamá es amiga de mis amigos y siempre me ha apoyado entoda la carrera, incluso su carrera es la mía y estoy segura que las dos nosdivertimos haciendo esto.

– ¿En qué momento trabajar en televisióndeja de ser una diversión y pasa a ser un trabajo?
-Yo disfruto mucho lo que hago, a veces siento que es una responsabilidad cuandomis amigos me invitan a hacer otros planes y no puedo porque tengo pauta,también me pasa que ellos no ven esto como un trabajo pero entiendo que no estípico que una persona de mi edad tenga ese tipo de responsabilidades.

– ¿Crees que el artista requierepreparación o basta con el talento para proyectarse en la pantalla?
-Ambos son importantes. Yo estudié en la Academia de Radio Caracas Televisión y me fuebuenísimo, me gustaría hacer otras cosas pero a veces el tiempo no me alcanza,incluso quiero estudiar canto para ser una artista más integral.

– Entre tantas responsabilidades, ¿Quéhaces en los escasos tiempos libres?
-No tengo (risas). Bromeaba, si tengo ratos libres pero los aprovecho para estarcon Eugenio -el novio- nos quedamos en la casa y me ayuda a estudiar o vamos alcine con nuestros amigos.

– Entre tantos sueños, ¿Cuál preferiríasque se cumpliese a corto plazo?
-Que RCTV vuelva por señal abierta.

Paradójicamentela joven que habla de su vida profesional, relación de pareja e innumerablesmetas, comenta sobre la fiesta de cumpleaños que recién había celebrado lacual, como era de esperarse por su extrovertida personalidad, estuvo bastantealejada del concepto típico y “con unos shorts y un sostén bordado bailé unacoreografía junto al balet de RCTV”, concluye María Gabriela para de algunamanera recordarnos que es una quinceañera con un futuro porvenir.