La rubia animadora de “En tres y dos” confesó que no se muere por esta especialidad navideña y que sueña en el futuro con unas fiestas al lado de su esposo e hijos.

 

Lilian Tintori comenzó una nueva etapa en su carrera durante el año 2005, cuando ingresó al equipo de RCTV. En un primer momento, comenzó como la animadora de “La Merienda” y más recientemente tomó las riendas de la conducción del nuevo espacio de concursos intercolegiales llamado “En tres y dos”, junto al popular chico del afro Pastor Oviedo.

En esta ocasión, hablará de la Navidad, el niño Jesús y sobre sus anhelos para el año 2006.

 

-¿Cómo y cuándo descubriste quién era el Niño Jesús?

-Tenía como 9 años, cuando mi hermana mayor, Valentina, me dijo que me asomara por la ventana y era para que descubriera a mis padres sacando los regalos de la maleta.

 

-¿Muchas navidades pero ninguna noche buena?

-¡Jajajá!  Todos los años hay Navidad y todas las noches son buenas y si no son buenas, ¡hay que preocuparse! Lo más importante es estar con la familia y reaccionar para lograr los cambios.

 

-¿Le pides al espíritu de la navidad o al año nuevo?

-Suelo hacer mi lista de deseos el 31 de diciembre. Saco la del año anterior y la sustituyo. Llevo como 15 años haciéndola y funciona muchísimo.

 

-¿Cómo describirías una navidad perfecta?

-Me la imagino junto a una gran familia, mis hermanos, mis padres, mi abuela, con mi esposo y mis hijos…

 

-¿Algo extraño o especial que te haya pasado en navidad?

-Para mí es inolvidable ese regalo tan especial que me hizo mi papá. Colocó en el arbolito una gran bicicleta; recuerdo que tenía unas rueditas pequeñas, se las quité cuando aprendí a montarla por completo. Y en cuanto a algo extraño, que no me gustan las hallacas.