A pesar de que las expectativas de vida en el mundo se han elevado de 45 años en 1900 a 75 años en el 2000, las condiciones de vida dejan mucho que desear.A principio del siglo XX, la gente moría joven por desconocimiento de las reglas de asepsia y antisepsia, tampoco se conocían las vitaminas y los nutrientes, ni se habían inventado las  vacunas y los antibióticos. Por tanto, las principales causas de muerte eran las enfermedades infectocontagiosas y carenciales.  Sólo una de cada 50 personas moría de cáncer y uno de cada 12 moría de infarto.  

Causas de muerte

1900

Neumonía        11,8

Tuberculosis    11,3

Enteritis             8,3

Infarto    8

ACV                  6,2

 En el presente la expectativa de vida mundial es mucho mayor pero 1 de cada 4 personas mueren de cáncer y 1 de cada 3 mueren por enfermedades cardiovasculares. Ahora, se viven más años pero se enfrentan más degeneraciones y minusvalías, porque vivimos más años intoxicándonos, mal nutriéndonos y estresados con escaso cuido personal. Es una situación tan generalizada, que parece ser universal aceptar como normal el que alrededor de los cuarenta años aparezca alguna enfermedad y nos convirtamos en dependientes de esos medicamentos que crean ilusión de bienestar.Con los años, se siguen acumulando las transgresiones que  interfieren con la capacidad de autosanación e impiden la salud, dando origen a múltiples enfermedades degenerativas y al envejecimiento precoz por falta de mantenimiento.

1998

Infarto             30

Cáncer             24

ACV                 8,3

Respiratorias  5,2

Accidentes      4,1

 Todas son enfermedades tóxicas, degenerativas y traumáticas asociadas al estilo de vida actual. Caracterizado por un consumismo irracional que abusa de los productos refinados -vacíos de nutrientes y desnaturalizados-,de las grasas saturadas, frituras y margarinas (ácidos grasos desnaturalizados),  de químicos y de tóxicos como café, cigarrillo, alcohol, drogas y medicamentos. A ello se unen la inadecuada evacuación de toxinas, y de otros factores como el estrés, la falta de ejercicio físico, una ambición desmedida, sobrecarga laboral, falta de tiempo libre, alteración de valores y prioridades, y el abuso de la tecnología (televisión, Ipod, Internet).

Es lamentable, que en el mundo actual  persistan las enfermedades infectocontagiosas y carenciales del pasado. La desproporcionada distribución de las riquezas hace que una gran parte de la humanidad viva aún en condiciones de pobreza crítica, padeciendo hambre, en ausencia de agua potable, servicios higiénicos y demás necesidades básicas.

 Tomado del MANUAL DE LA SALUD SOBRE CALIDAD DE VIDA

www.drefrainhoffmann.com  y www.haciendalaconcepcion.com.ve

@drehoffmann  

 Facebook :EfrainHoffmann Salud Integral