Cinta animada mexicana

La animación ha crecido mucho a nivel mundial. Ya no es exclusivamente el mercado estadounidense con Disney y Pixar, entre otras. La globalización da para todo. Un ejemplo es la cinta animada mexicana y para toda la familia, “Una película de huevos”, que ya está en la cartelera nacional.

Con un humor muy al estilo latinoamericano, con un toque de “ají picante cuate”, la compañía productora Huevocartoon Producciones SA de CV se lanzó al ruedo, gracias a la dupla Palacio Alastrite, que dirigieron, escribieron y produjeron este trabajo.

Aparte de las imágenes que atrapan y cautivan por sus colores vivos, a pesar de situarse muchas veces la acción en lugares oscuros y hasta lúgrebes, el animado cuenta con un apoyo clave en la música y el audio. La primera a cargo de Carlos Zepeda Chehaibar; y la segunda por Nerio Barberis. Las voces de los personajes principales contaron con estrellas reconocidas de esa nación, como Bruno Bichir, Carlos Espejel y Angélica Vale.

Situaciones que giran sobre la amistad, el valor de la familia y el espíritu de lucha, ofrecen mensajes de unidad y crecimiento. También otros temas, como las drogas y la violencia, son criticados solapadamente, pensando en los adultos.

La sinopsis del trabajo nos relata como una gallina de una granja es separada violentamente de su huevo, que desea ser un pollito en el futuro. El porvenir es claro: terminar en el plato de un ser humano, sea frito, duro o revuelto, según el gusto culinario de quien lo cocine.

Uno de ellos, “Toto”, no desea esa corta existencia. Junto a otro huevo, Willy, y un tocino de muy baja inteligencia, emprenden una emocionante aventura para llegar a “las granjas el pollón”, donde intentará ser el pollo que su madre, que lo busca desesperadamente, desea ver.

Esta comiquita, filmada al mejor estilo “road movie” o película que se ambienta en un recorrido por los caminos del señor y el pecado, es una enseñanza de crecimiento para los personajes principales y con que los que interactúan en su nada fácil recorrido.