La palabra Mudra significa gesto. Los mudras son los gestos corporales que se utilizan, especialmente en el Hatha-Yoga, pero que también es utilizado en otros tipos de meditación.

Estos gestos son muy importantes porque nos permiten canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo así como facilitar la consecución de numerosos objetivos, como la elevación espiritual, la sanación física y la sanación emocional.

 

Este mudra o gesto es muy conocido en todas las religiones porque está asimilado a la oración y al ruego por una concesión divina, a pesar de que en sus primeros momentos el cristianismo lo prohibió. Además en numerosas culturas orientales este gesto es utilizado como agradecimiento por algo.

Seguro que más de una vez lo has realizado, pero ahora vas a descubrir todo el poder que reside en él, para que a partir de ahora estés consciente de las energías que mueves cuando lo realizas!

La forma de realizar este gesto, para sacarle todo el beneficio que da, es con los brazos elevados sobre la cabeza unir las manos… o colocar las manos unidas frente a tu corazón…

 

Este gesto nos beneficia…

1. En el plano físico: introduce y regenera la energía corporal fortaleciendo nuestro sistema inmunológico y nos aporta mucha más fuerza y vitalidad.

2. En el plano mental: calma nuestra mente y clarifica nuestros pensamientos. Armoniza los hemisferios derecho e izquierdo de nuestro cerebro para que trabajen coordinados.

3. En el plano emocional: establece un equilibrio y una gran paz en nuestro interior. Nos relaja y permite que serenemos nuestras emociones. Además nos aporta una sensación de liberación de nuestras cargas pesadas.

4. En el plano espiritual: nos pone en contacto directo con dios y la energía que tiene para nosotros. Además es ideal para pedir cualquier tipo de deseo que salga de corazón a nuestra divinidad.

 

Como lo hago… cuando lo hago…

Te recomiendo que lo hagas todas las mañanas antes de salir de casa,  cuando estés muy nerviosa(o) o alterada(o)… cuando sientas que estas bajo de energía…

Primero levanta los brazos y después une las palmas de las manos suavemente por encima de tu cabeza… o abre tus brazos hacia los lados, haciendo una gran cruz con tu cuerpo… llévalos suavemente al frente, unes tus palmas en el gesto y las acercas al centro de tu pecho.

Después cierra los ojos y respira profundamente, dejando que toda la energía de la posición circule a través de tu cuerpo.

Puedes estar en esta posición los minutos que quieras… o el tiempo que dure tu oración… a los pocos minutos, te sentirás inundado de una energía fresca y renovada…

No necesitas rezar, orara, pedir… solo necesitas estar en paz, tranquilizarte, aquietar tu mente… para que este gesto haga su labor! No me lo creas… ponlo en prácticas y veras magia a tu alrededor!