Gaby  Mendoza, la simpática bailarina, de “La Guerra de los Sexos”, quien se ha dado a conocer como “< ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />La Niña aspira, entre sus metas primordiales, incursionar en el arte dramático;  en tal sentido, comenzará su proceso de formación en la Escuela de Actuación del Canal de la Colina, para optar por un rol, en una producción dramática.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 

Por espacio de cinco años, la joven rubia, formó parte de los recordados “Mni Pops” Posteriormente, fungió como sheerleader en los juegos de basket y béisbol, patrocinados por una reconocida empresa. Y más recientemente, se ha desempeñado junto a las agrupaciones Doble Impacto y Calle Ciega.

 

En el año 2004, Mendoza resultó seleccionada en el casting de “El Baile de la Niña”, que adelantó “Súper Sábado Sensacional”, sección del programa que tiene un año y dos meses, aproximadamente, al aire… “El baile me permite desconectarme de todo, me relaja,  y es la mejor manera de comunicarme con los demás, constituye mi pasión. Para mí, es una bendición de Dios hacer lo que te gusta y disfrutarlo” -señaló Gaby-.

 

¿Te gustaría alternar el baile con otra actividad profesional?

Sí, ya comencé a estudiar en la Academia de Actuación de Venevisión. Hace unos meses presenté la prueba y resulté seleccionada para ingresar. Estoy muy contenta porque voy a aprender muchísimo, trabajaremos aspectos como la dicción, el lenguaje corporal; herramientas a las que incluso les puedo sacar partido al bailar. Hace poco hice un curso de arte dramático, pero específicamente dirigido a obras teatrales, con la actriz  Beatriz Valdez. Mi meta  consiste en dedicarme a la actuación.

 

¿Has participado en alguna pieza teatral?

Tuve la oportunidad de participar en la obra de teatro “Fabiola Abusadorcita”, protagonizada por Fabiola Colmenares, bajo la producción y dirección de Luis “Moncho” Martínez; nos fuimos de gira por varios estados y a República Dominicana, país, donde el montaje fue estelarizado por María Antonieta Duque; la aceptación por parte del público, fue estupenda.

 

Mendoza, cursó la carrera de Contaduría, en la Universidad Santa María, hasta el séptimo semestre;  sus labores en el medio artístico le impidieron continuar, pero afirmó que retomará los estudios paralelamente a la actuación y la danza.

 

¿Te gustaría cantar?

Sí, pero tendría que dedicarme a estudiar. Grabé unos coros para un tema del grupo Doble Impacto y quedaron muy bien. Me gustaría combinar el baile con el canto, al estilo Britney Spears, pero en estos momentos estoy centrada en formarme como actriz.

 

En el ámbito sentimental ¿cómo se encuentra “La Niña”,  en estos momentos?

Mi corazoncito está solo ahora, tuve una relación amorosa muy larga pero terminó; el hecho de culminar ese ciclo, me ayudó a crecer, en todos los sentidos, y a ver las cosas desde otro punto de vista.. Ahorita me siento contenta, relajada, abocada a mi trabajo; y es un poco difícil que una pareja comprenda que frecuentemente salgo de gira con grupos musicales, por ejemplo. Pienso que cuando llegue la persona adecuada me comprenderá y estaré preparada para tener una relación estable.

 

¿A qué actividades te dedicas en  tu tiempo libre?

Como parte de mi rutina, realizo terapias de crecimiento personal; considero que es muy importante buscar una guía espiritual, ahora comprendo muchas cosas a través de la psicología y  la espiritualidad. Mis relaciones interpersonales han mejorado muchísimo, he aprendido a decir y a hacer las cosas que quiero y siento; así como a no juzgar a los demás, ni a mí misma; y sobre todo he entendido la importancia de disfrutar cada momento, que te brinda la vida. Mi experiencia ha sido maravillosa y quisiera que todas las personas buscaran algún medio para enriquecerse espiritualmente. Le agradezco a Dios que me haya puesto en este camino, porque es fundamental conocerse a sí mismo.