El neumonólogo, doctor José Silva, explica las razonesEl notable aumento de la adicción al cigarrillo en la población femenina, ha contribuido a que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC- incremente sus cifras de mujeres afectadas, quienes o no acuden a la consulta para chequear el estado de sus vías respiratorias, o niegan los síntomas o, incluso, pueden ser erróneamente diagnosticadas con otras patologíasLa enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC, es un mal que está afectando cerca de 600 millones de personas en el mundo, una cifra dentro de la cual las mujeres se adjudican un porcentaje bien importante, debido a que tienen mayor susceptibilidad en su organismo para desarrollar esta patología respiratoria.Es una afección que está asociada con los efectos nocivos que ocasiona el cigarrillo -90% de los pacientes con EPOC son fumadores- es razonable pensar que si el número de mujeres que tienen esta adicción se incrementa, igualmente lo hará el riesgo de esa población a sufrir esta enfermedad crónica.El doctor José R. Silva Figueroa, médico internista y neumonólogo, explica que el cuerpo de la mujer es mucho más sensible a los componentes del cigarrillo porque, en primer lugar, el diámetro de sus bronquios es por lo general más estrecho que el de los hombres y esto favorece que el contacto con el humo sea mayor; traduciéndose en que para una misma dosis de cigarrillo, ellas resultarán más afectadas.Como segunda causa, el doctor Silva Figueroa también señala que las hormonas femeninas hacen que la mucosa de sus bronquios sea diferente y, por ende, los vuelve más sensibles al humo del cigarrillo.A estos factores orgánicos, continúa el especialista, se le suma la resistencia que se observa en la población femenina a dejar de fumar y en gran parte se debe al temor que sienten de engordar si lo hacen, o al vínculo emocional que muchas pueden llegar a establecer con el cigarrillo, convirtiéndolo en “un compañero en la soledad” o en “una válvula de escape” para la depresión y/o el estrés.El desconocimiento no ayuda El especialista también advierte que las mujeres no suelen reconocer en la consulta su adicción al cigarrillo, además de que pocas son las que van a chequearse para saber el estado de sus vías respiratorias.“Es asombroso ver cómo cada vez hay más mujeres que fuman en nuestro país sin temor a las consecuencias, quizás porque trabajan más en la calle y además muchas cumplen tres roles, el de madre, esposa y profesional, lo cual les genera el doble de tensión que a los hombres y entonces adquieren el vicio para descargar la presión que sienten”, comenta el doctor Silva.Pero la desinformación también puede presentarse en el médico quien podría diagnosticar erróneamente a la paciente al confundir los síntomas con un cuadro de asma, por ejemplo, o con un ataque de pánico en el caso de que no pueda hacer la evaluación de la paciente con un espirómetro, el aparato que se utiliza para medir el flujo de aire y determinar el grado de obstrucción en las vías respiratorias.“Afortunadamente, señala el doctor Silva, dada la gravedad de los avances que ha tenido esta enfermedad en el mundo, se está incorporando en el pensum de las escuelas de medicina la enseñanza de esta patología”. 0800-EPOC-00Siendo una enfermedad relativamente nueva para el venezolano y ante la gran cantidad de incógnitas generadas frente a ella, Laboratorios Novartis ha puesto al servicio de la comunidad la línea telefónica 0800-EPOC-00, la cual, además de brindar información al respecto, contribuye al despistaje de la misma, ofreciendo, sin costo alguno, la realización de una espirometría a todas aquellas personas que así lo soliciten a través de este número. Para mayor información puede llamar a través de la línea 0-8000-EPOC00 (0-8000-376200) ó 0-800-NOVARTIS