“ESTOYCOMPLACIDA DE ESTAR NUEVAMENTE EN MI CASA”

Un personajeaventurero y arriesgado, como ella lo describe, fue perfecto para abrirle las puertasde Venevisión a la talentosa actriz Emma Rabbe. Después de varios años alejadade la pantalla del Canal de La Colina, la artista regresa para interpretar a Emilia en latelenovela “Tomasa Tequiero”. “Es muy lindo reencontrarme conamigos…estoy complacida y me siento nuevamente en mi casa”, señaló.Agregó en cuanto a su personaje: “Emilia es una mujer que cree que lavida es un juego eterno, y por pensar de esa manera se llevará unos cuantosgolpes en la vida”.

– ¿Cómo te sientes a tu regreso aVenevisión?

– Muy feliz, pues es mi regresodespués de unos cuantos años. Me estoy reencontrando con toda esa gentemaravillosa que aún continua en la planta, es muy lindo reencontrarme conamigos y laborar junto a compañeros con quienes nunca antes había trabajado, yes muy lindo que me hayan recibido con el mismo cariño. Estoy complacida deestar nuevamente en mi casa. Yo finalicé mi contrato con la otra planta yestuve aproximadamente ocho meses haciendo teatro, radio, comerciales, cosasdistintas a las telenovelas, y me llamaron de Venevisión y me dijeron quetenían un personaje para mí, así que comenzamos a conversar y bueno estoy denuevo  aquí.

¿Quéopinión tienes de tu personaje?

– Emilia es una mujer que le encantael riesgo, aventurera.

– Comentaste en unaoportunidad que “Emilia” es una mujer que trabaja de noche y duermede día, ¿esto a qué se debe?

– Ella se la pasa metida en uncasino, es una adicta al juego, pasa como veinte horas metida en el casino,amanece allí, y después es que se va a la casa. Tiene una hija y más la atiende su novio,   que ella misma. Emilia no está pendiente de su casa ni de su hija,de hecho ella perdió a su esposo por el juego, y la relación que lleva con suhija es bastante difícil, de muchas discusiones,  justamente por su problema.Me parece que mi personaje es muy interesante por la adicción que padece. Estahistoria es una reflexión, en la novela no se premia este vicio, más bien semuestra como estas personas se llevan golpes en la vida por causa de laadicción al juego, y que pueden terminar en una oscuridad absoluta y van atratar de reincorporarse a la sociedad, de recuperar lo que perdieron. Es unareflexión importante para la gente que padece esta enfermedad. Mi personaje vaa dar información de una realidad que se vive no sólo en Venezuela, sino en elmundo. Tomasa Tequiero presenta personajes de la vida real, yo me impresionécuando fui a grabar al casino, las primeras veces la cantidad de gente que va ajugar y que amanece en el casino, todo el tiempo está full, te das cuenta queen el país la adicción al juego es grande.

– ¿Para trabajar elpersonaje de Emilia tomaste inspiración de la vida real?

– Conozco varias personas que estánmetidas en el juego, incluso compañeros, he conversado con ellos, he visitadocasinos inclusive fuera del país, he asistido a juegos privados de poker,aparte de la información que he buscado por Internet para moldear el personaje.

– ¿Qué cualidadestiene para ti la historia?

– ¿Quién no ha tenido, tiene oquisiera tener una Tomasa en su casa? Yo tengo  una Tomasa, es una tremenda mujera quien yo le confío a mis hijos cuando voy a trabajar, es como su segundamamá. La historia presenta a esa mujer que se esfuerza día a día en trabajar enuna casa, que sin tener lazos  consanguíneos con esa familia,  se llega a crearun vínculo tan hermoso. Es una realidad que hacía falta exaltar porque sonmujeres bastante trabajadoras, que no cuentan lamentablemente con ningúnbeneficio real, sólo cuentan con el apoyo del patrono que trata de ayudarlastanto económicamente como personalmente. Me parece positivo que la escritorahaya hecho esta historia, imagino que ella también habrá tenido una Tomasa, yesta novela es un premio y una exaltación a ellas, estas mujereslatinoamericanas que llegan a formar parte de la familia. En mi caso la señoraOmaira, la nana de mis bebés es un miembro más de la familia, mis hijos larespetan, la quieren y hasta lloran por ella.

– ¿Continuas  trabajandocon la academia de actuación y modelaje?

Ya no  estoy trabajandodirectamente con la academia, se están encargando unos amigos también delmedio, con el mismo profesionalismo y dedicación con el cual arrancamosnosotros. Tanto Daniel (Alvarado) como yo estábamos dando las clases, pero nonos daba el tiempo, pues si impartíamos las clases no podíamos estar en laspautas de grabación. Se me hacía difícil atender la academia, la actuación ylos bebitos. Dar las clases fue una experiencia maravillosa, pues me encantarelacionarme con las pavitas sobre todo porque en casa tengo a tres hombres, yosiempre quise tener una niña, así que fue una bendición. Dios me regaló a misalumnas a las que les daba clases. Las más grandes me contaban de sus amores,las más chiquitas jugaban conmigo. Recuerdo que les comentaba que cuando somosmás pequeños soñamos mucho, eso no está mal, pero hay que poner de nuestraparte para que esos sueños se hagan realidad, escuchar los consejos que te dala gente que te quiere y pensar que en la vida no siempre podemos hacer todo loque queremos, lo importante es que se quiera lo que se hace.

– ¿Qué ha sido lomejor de haberte dedicado a esta carrera?

Salir a la calle y recibir esecariño del público, no te hablo del autógrafo o de la persona que dice miraallí viene Emma Rabbe, pero sí de esa señora o esos jóvenes, que se te acercany te expresan su cariño, te dicen, ‘oye Emma que hermosa eres, Dios tebendiga, me encanta tu trabajo’, ese tipo de trato que llega a tener elpúblico contigo, que te siente como parte de su familia, me parece que es unprivilegio que sólo podemos tener nosotros los artistas.