El ex platinado jugador de la Vinotinto, considerado el David Beckham venezolano, tiene entre sus planes abrir próximamente una escuela de fútbol para niños de escasos recursos, y esperar pacientemente a la llegada de su primer vástago al lado de su esposa, la ex Miss Venezuela International 1999, Andreína Llamozas.

 

Considerado uno de los futbolistas más guapo y sexy del país, José Manuel Rey Cortegoso quiere dejar huellas a su paso por la selección nacional, mejor conocida como la “Vinotinto”, y es por eso que aceptó prestar su imagen para la campaña “No más violencia contra las mujeres”, que impulsa Amnistía Internacional a nivel mundial.

 

El jugador de la selección nacional de fútbol fue escogido, al lado de Ruddy Rodríguez, Osvaldo Guillén, Simón Díaz, Franco de Vita, entre otros, por su sensibilidad con esta problemática que se ha convertido en una de las más urgentes en materia de violaciones a los Derechos Humanos.

 

De igual manera, esta organización internacional, invitó a José Manuel Rey a participar en el proyecto Arte por Amnistía, versión hispana de “Art for Amnesty”. Es de acotar que son pocos los latinoamericanos que participan de esta iniciativa y AI consideró que el nombre, trayectoria, imagen y fuerza del futbolista servirán para transmitir al público un mensaje a favor de la dignidad humana y para convocar a más talentos a esta causa.

 

Asimismo, pudimos conocer que ex platinado jugador de balompié estima inaugurar próximamente una escuela de fútbol para niños de escasos recursos.

 

Un poco más

Nacido un 20 de mayo, este amante del tenis, la salsa, y de la milanesa de res o pollo con arroz y papas fritas, no se considera un sex symbol ni pretende que lo comparen con David Beckham, aunque dice que si le dan la oportunidad de seguir los pasos del jugador del Real Madrid lo haría con gusto y no la desperdiciaría.

José Manuel Rey está casado, desde hace casi 4 años, con la ex Miss Venezuela International, Andreína Llamozas, y están a la espera de su primogénito. Ellos se conocieron en el Club Parque Mar, en Caraballeda, en una Semana Santa, “ella llegó con una amiga y me la presentaron. Solía pasar por antipática, pero conmigo fue totalmente diferente, eso me demostró que le interesaba, entonces empecé a salir con ella, íbamos al cine, a cenar, claro está,  con permiso de sus padres, ya que tenía 16 años. Seguimos saliendo por cuatro años, luego decidimos casarnos hasta el día de hoy”.

 

– ¿Piensas algún día compartir los campos de fútbol con las pasarelas?

– No creo, no me veo en eso.

 

– ¿Te gustaría que tus hijos fueran futbolistas o misses?

– Ya el tiempo dirá, ellos decidirán que quieran ser.

 

– ¿Te gustaría prestar tu imagen también para alguna Fundación o campaña en beneficio de algo en Venezuela? ¿Por qué? ¿Cuál sería?

– Seguro. Siempre estoy dispuesto a ayudar a las personas más necesitadas. Por ejemplo la Fundación para el Niño con Cáncer, ya que en Maracaibo, estando con la Vinotinto conocí a las personas que coordinan dicha fundación, me comentaron sus ideas y sus metas, y me encantó. 

 

– ¿José Manuel Rey quiere ser algo más que un jugador de la Vinotinto?

– Por ahora ese es mi sitio, ya el tiempo dirá que haré en un futuro.

 

– ¿Qué pasó con tu platinada cabellera?

– Quería un cambio de look, volví a mi cabello natural.