Imaginen estar viajando a 37.000 pies de altura en una nave de última generación… ¿cómo puede una criatura desaparecer del avión? Esta pregunta que altera los nervios yace en el centro de “plan de vuelo”, un thriller de suspenso visceral que transporta al público hasta los turbulentos confines de un vuelo internacional y al mismo centro de un escalofriante misterio humano en un vuelo desde Berlín hasta Nueva York. 

La dos veces ganadora del Oscar, Jodie Foster, protagoniza a Kyle Pratt, la frenética pero inteligente madre cuyos instintos de protección más profundos serán activados por una pesadilla obsesionante en vuelo: en medio del viaje trasatlántico, su pequeña niña desaparece sin dejar rastros. ¿O sí?

El dilema que enfrentan los pasajeros y la tripulación es exactamente el mismo que experimentará el público de la cinta. Kyle Pratt (FOSTER) llega al vuelo todavía  aturdida por la pérdida reciente de su esposo; una mujer que se volvió loca de pena o una formidable madre cuya niña está en un grave peligro que también amenaza a todo el avión.

Para agregar misterio, está el hecho de que el nombre de la hija de Kyle ni siquiera aparece en la lista de pasajeros; más aun, ninguno de los auxiliares de vuelo recuerda haber visto a la niña a bordo. Mientras el capitán Rich (Sean Bean) y el agente aéreo Gene Carson (Peter Sarsgaard) no quieren dudar del insistente reclamo de Kyle, quien sostiene que su hija ha desaparecido, todas las evidencias señalan que la niñita nunca estuvo a bordo.

¿Cuál es la verdad detrás del sufrimiento de Kyle Pratt? ¿Quiénes de los que están a bordo son confiables? ¿Qué tan lejos deberá ir Kyle para llegar al fondo del doloroso misterio? A medida que la paranoia se adueña de los pasajeros, Kyle se enfrenta a algunos de los miedos más desestabilizadores que una madre puede enfrentar: perder a su hija, ver cuestionada su realidad y estar atrapada en una situación donde nadie parece ayudarla. Empujada hacia el límite y luchando por su salud mental, Kyle encuentra la voluntad de llegar hasta lo inimaginable para salvar a su hija.