El actor JerónimoGil nuevamente engalana la pantalla de Venevisión, esta vez dentro de latelenovela de Leonardo Padrón, La Mujer Perfecta. En este nuevo reto profesional que afronta, elartista encarna a Beto Pimentel, un ex policía de temperamento hostil yamargado, que no sabe como manejar las obsesiones por las dietas y las cirugíasplásticas de su esposa Carolina Toro (Flavia Gleske).  

 “Beto P imentel esun hombre al que le apasiona su trabajo. Pareciera ser un hombre desagradable,pero en su verdadera esencia no es así. Es como si le gustara ser el chicomalo, pero al mismo tiempo no. Es raro, vive en una dualidad. No le gusta loque le manda a hacer su jefe, pero lo hace porque da la vida por su trabajo ypor Polanco. Es un ex policía y experto en armas, y le encantan las seriespoliciales”, señaló el actor refiriéndose a su personaje.

  – Beto es duro conCarolina por sus obsesiones…

 – Beto justifica el trato que le daa su esposa, porque ella está muy enferma por las dietas, las operaciones y laspastillas, y a cualquier hombre le afectaría esa situación. Él la quiere, laama, pero vive trabajando y a veces la abandona sin querer por su trabajo. Élno maneja correctamente el problema de Carolina, no lo hace con amor, sino conrabia. Beto es una persona muy resentida. Tiene mucha rabia por lo que le hapasado, por no ser lo exitoso que pensó que sería en su carrera de policía.

  – ¿Cuáles son lasbondades que tiene para ti la historia?

        Me parece que la historia esideal. Está bien pensada, elaborada y servida. El público puede enfocarse en latrama que más le guste como espectador. A la telenovela le está yendo muy bien.La gente no se la pierde, se van rapidito para su casa para verla, y ademásquieren que la cambien al horario de las 9:00 p.m porque se quedan dormidos. Yono la dejo de ver y cuando no la veo es porque estoy grabando.

  – ¿Cuándo te ves enpantalla suele s evaluartu trabajo?

 – Siempre me estoy viendo, pero hetenido que aprender a ser menos juez, ser menos lapidario. Soy muy estricto yme exijo mucho, entonces a veces prefiero no verme, porque lo hago con muchoojo crítico y me pongo a pensar en lo que hubiese o no hubiese hecho.

  – ¿Te ha costadoadaptarte a trabajar junto a Flavia Gleske después de la separación? ¿Cómo hasmanejado la situación?

 – Normal, somos profesionales paramanejar la situación. Además nosotros somos muy amigos, y vamos a ser amigos depor vida por nuestros hijos. Nosotros nos conocemos y ya hemos trabajado muchasveces juntos. Nuestrorespeto hacia el trabajo, hacia la novela, es primordial independientemente delo que sea. Cuando éramos novios tuvimos una prueba muy buena, estuvimospeleados y no nos hablábamos y las escenas quedaban hasta mejor. Sabemosmanejar la situación porque somos personas maduras y adultas, sabemos separarel trabajo de lo personal.

  – ¿Además de latelenovela estás trabajando en otro proyecto?

 – Estoy haciendo una obra de teatroque se llama “Amores de barra” en Li Bar del Centro Comercial SanIgnacio.  Interpreto a Raúl, un machista. Nos presentamos todos losjueves, viernes y sábado a las 9:00 p.m. Además tengo una propuesta para otraobra de teatro, vienen proyectos, vamos a ver que pasa.

  – Con tantotrabajo, ¿cómo haces para ver a tus pequeños?

 Están bellos, grandes. Tienen unaño y ocho meses. Tenemos la suerte de no grabar los sábados, y puedo verloslos fines de semana, pero cuando me sale alguna firma de autógrafo o algúnevento de trabajo trato de salir temprano durante la semana para compensar eltiempo de ese fin de semana que me tocaba a mi estar con ellos. A veces mesiento mal porque no puedo verlos tanto como quisiera, pero es parte delproceso.  

 

Síguenos entwitter:@MagazineDig