El Bruno Can de Noche de Perros y quien asumió el papel de Carlos Mata en ese programa que se transmite de lunes a viernes a las 11 de la noche por TELEVEN, fue invitado al Festival de Cine Internacional de Los Ángeles, la oportunidad por excelencia para mostrar las nuevas producciones cinematográficas mundiales y estar al lado de los grandes cineastas y actores de Hollywood

.El actor venezolano protagoniza, junto a Mia Maestro (hermana de Salma Hayek en Frida) y Ruben Blades, el film Secuestro Express del director venezolano Jonathan Jakubowick. Esta producción cinematográfica, que aun no se estrena en Venezuela, es la única participación venezolana en el prestigioso festival y se proyecta junto a otras 135 películas de diversos países del mundo, que fueron seleccionadas por un comité de expertos del citado festival

Secuestro Express fue rodada íntegramente en Caracas, en exteriores, y cuenta con la participación del actor debutante Carlos Julio Montilla, Pedro Pérez y Carlos Madera. El film se enriquece con un cameo de Elba Escobar, Miguel Ángel Landa, Aníbal Grum y Dalila Colombo.El actor, que debuta en el cine con este film, forma parte del staff del canal de Horizonte y allí lo abordamos para que nos hablara sobre su participación en esta película

¿Cómo logras el rol protagónico de esta película?J.P.L- Estaba en un taller de actuación estudiantil, el director observó mi trabajo y me pidió que hiciera audiciones para el papel de Martín Méndez Itriago, como se llama el personaje central de la película. Lo hice y quedé seleccionado, lo cual me entusiasmó sobremanera pues esto marcó el antes y el después de mi carrera. Justo en esa época (la película fue rodada en el año 2003) ingresé también a TELEVEN y se me abrieron aún más las puertas del teatro.

-Es tu primera gran participación en cine, hasta los momentos habías hecho sólo teatro ¿cómo te preparaste para el papel de Martín, quien sufre la tormenta de ser secuestrado junto a su novia?J.P.L.- La investigación que hice fue exhaustiva, hablé con personas que sufrieron este martirio, pero lo más difícil fue rebajar 11 kilos para adaptar mi contextura a la de un hombre secuestrado.

¿Cómo fue la experiencia de meterse en los pantalones de un secuestrado?J.P.L.- Psicológicamente fue muy dura. El desgaste físico y mental fue bárbaro. Trabajábamos 12 horas continuas, casi siempre de noche. Pero más allá de eso como profesional la vivencia fue enriquecedora, se amplió mi abanico dramático porque el melodrama de este film es muy rico y la narrativa es rápida y violenta, además presenta una triste realidad contemporánea.