Un drama con mucha música

“Habana Blues” es un largometraje que nos muestra el problema de la falta de libertad, la audacia y las ganas de surgir y vivir en una ciudad que se quedó décadas atrás en muchos aspectos, no importando quién es culpable sino los sinsabores y alegrías que padecen sus habitantes. Eso sí, todo sazonado al ritmo de una historia donde la música es el eje principal.

El segundo trabajo de Benito Zambrano, tras el éxito de “Solas” (un drama sobre el maltrato a la mujer y la familia), logra atrapar al espectador gracias a que mezcla bien las visicitudes de un grupo de músicos con las de la gente que los rodea, no emitiendo un juicio definitivo, sino abriendo un abanico de posibilidades para quienes la vean.

De Zambrano se debe resaltar que no se puede dirigir mejor a unos actores desconocidos y lograr arrancarles lo mejor de ellos para ponerlo al servicio de un guión excepcional que, con el trasfondo de la música y en combinación con ella, cuenta una historia muy actual.

La cinta es un recorrido por  La Habana underground, mostrando lo  bueno y malo que se destila allí a través de la música alternativa y joven de esta ciudad, plasmado en variedad de estilos que van del blues al rock y al hardcore pasando por el reggae y el rap o el punk.

Temas como el potente “Cansado”, el descarado “Felación”, el insurgente “Rebelión” o los deliciosos y emotivos “Habana Blues”, “En todas partes” ó “Arenas de soledad”, hacen de esta banda sonora un elemento fundamental en la película y conforman un disco con un sonido impecable y una autenticidad que te hace mover las piernas y también el corazón.

Tanto la versión digipack como la versión cristal acompañan la música con un libreto de 24 páginas con notas del director y del productor musical, ficha técnica y artística de la película, fotografías etc., incluyendo además la versión digipack un DVD con 11 temas con imágenes de la película y un sonido espectacular. Ya la banda musical está a disposición, gracias a Warner de Venezuela.