La joven actriz Gioia Arismendi se destaca noche a noche en la producción de época de RCTV: “Amantes”, donde interpreta el papel de Carmelina, la contrafigura de la trama protagónica juvenil de esta historia escrita por Luis Colmenares.

Desde muy joven ha estado involucrada en el medio artístico y en su carrera suman participaciones en novelas como “Mis tres hermanas”, “Juana, La Virgen”, “La Cuaima” y “Sabor a ti”, y es la primea vez que le toca interpretar a una villana, aunque según sus palabras, la actitud de su personaje está más que justificada.  

-¿Quién es Carmelina en “Amantes”?

-Una joven que busca un amor que la llene, se le hace muy difícil encontrarlo y por eso no quiere que Alirio (Reynaldo Zavarce) y Teresita (Yelena Maciel) sean felices en su idílico amor. Por eso se convierte en esa piedra del zapato y por otro lado sueña con ser una mujer de mundo, conocer la capital, ser fina, tener mucho dinero. En el fondo lo que busca es llamar la atención, ser coqueta y provocativa para seducir a cuanto varoncito se le cruce por el camino. 

-¿Cómo ha sido tu preparación para dar vida a Carmelina?

-He buscado en mí a la mujer sensual, encantadora, traviesa, extremadamente coqueta y picarona, que sin duda hay en cada mujer. No he dejado de escuchar los consejos de mi madre (Gioia Lombardini), de los directores y de actores que me han ayudado mucho, como Gustavo Rodríguez y Juan Carlos Gardié, quien hace de mi papá en la novela. 

-¿Piensas que sus maldades son justificadas?

-Sí, creo que en pantalla ya se ha visto lo justificada que es la actitud de Carmelina, una muchacha en busca de un mejor destino, sin madre, con un padre que es un corrupto jefe civil del pueblo y un hermano ladrón; no tiene una guía, ni un patrón a seguir. Por eso Carmelina es como es, además, le gusta lo bueno, lo que tiene sabor.

-¿Cómo la describirías en relación a su seducción con varios hombres de la historia?

-Por allí dicen que en su forma de ser con los hombres es como un microondas: ¡calienta, calienta y no cocina pero nada! Ante todo le encanta jugar pero en el fondo le da miedo ir más allá, no sabe cómo hacerlo por su notable inseguridad sentimental. Su piel y mente necesitan distracción en ese pueblo tan aburrido y qué mejor diversión que juguetear con los hombres.

-¿Qué sorpresas trae Carmelina en lo que viene de “Amantes”?

-Por allí entra un nuevo personaje, el teniente Cubillán (Juan Carlos Tarazona) y lo más seguro que puede ocurrirle, es que ella termine locamente enamorada de él, lo cual trae una sorpresa en la trama. Carmelina intentará salvar su reputación y lo más seguro es que vuelva a seducir y enredar a Alirio.

-¿No crees que su comportamiento es muy avanzado para la época en la cual se desenvuelve la historia de la novela?

-Si lo escribieron es porque era posible que existiese alguien como ella en ese contexto histórico. En sí, Carmelina para su época o para cualquier otra, no es más que una mujer en busca de algo, bastante maliciosa, codiciosa, coqueta al extremo y sin buenos modales como las más refinadas. Su comportamiento es para revisarse con lupa, aunque en algunas escenas se ha dejado ver su lado humano.

-¿Qué es lo más difícil de trabajar en una novela de época?

-El calor de las locaciones en el pueblo, en el Llano; la preparación para vestirse y peinarse lleva más tiempo del que se emplea en una novela de actualidad. También hay que estar muy pendiente de utilizar un lenguaje al que no estamos acostumbrados y a eliminar los manierismos y vocablos que utilizamos comúnmente.

UNIVERSIDAD, CINE Y AMORES

Paralelo a su trabajo en RCTV, Gioia sigue cursando la carrera de Artes (mención Artes Escénicas) en la Universidad Central de Venezuela, donde ya va por el noveno semestre y está adelantando la elaboración de la tesis. También el año entrante se estrenará un cortometraje del cual fue protagonista, titulado “Un rostro, todos los rostros”, el cual representa su incursión en el séptimo arte.

-Una vez que te gradúes, ¿colgarías tu título o te gustaría desarrollarte en esa área?

-Voy a colgar mi título en la pared, porque será un honor para mí haberlo obtenido. Desde ya he ido ejerciendo la carrera y espero cada vez tener más tiempo para dedicar y desarrollarme tanto en la actuación como en otras áreas que abarca la profesión. 

-Háblanos del cortometraje que protagonizaste…

-Se llama “Un rostro, todos los rostros” y fue dirigido por Antonio García. Se grabó en cámara digital con un equipo de trabajo sin igual. La experiencia a nivel actoral fue muy satisfactoria, pues tuve largas sesiones se ensayo y tiempo para desarrollar un personaje tan complejo como el de “Amelia” y de poner en práctica cosas que he aprendido a lo largo del camino y que a veces no se pueden ejercer con la inmediatez de la televisión.  

-¿Y cómo te fue en tu visita a Puerto Rico hace unos meses por el éxito de “Juana, La Virgen”?

-Fue muy grato recibir la invitación y conocer esa isla encantadora. El viaje fue corto pero productivo, con la recepción total de la gente; no paramos de hacer entrevistas de radio y TV, fotos, además de participar en el “Teletón” de Puerto Rico para ayudar a los niños con problemas o discapacidades; fue un acto que me llenó muchísimo al ver sus sonrisas. 

-¿Cómo está el corazón de Gioia?

-Esperando a que llegue la persona, en la búsqueda, a la expectativa, pero sin angustia ni desespero. Solo está la puerta abierta esperando que entre el correcto, el amor que a todos nos hace tan felices.