El actor Germán Anzola, luego de una breve pausa en la pantalla televisiva, regresó para interpretar al “Dr. Fonseca” en la producción dramática del escritor Carlos Pérez, De todas maneras rosa, que se transmite en horario estelar de lunes a sábado por Venevisión.

Comunicador Social egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, Anzola también es director, guionista y actor de teatro. Su debut como actor de televisión en Venevisión fue en la telenovela de Doris Seguí, “Tomasa te quiero”, con el personaje de “Catire”. Luego ha actuado en diversas producciones dramáticas como “La Viuda Joven” y “El Árbol de Gabriel”.Su más reciente participación en TV, fue en la exitosa telenovela de la escritora Mónica Montañés, “Válgame Dios”, donde interpretó a Carlos.

En esta oportunidad, interpreta al “Dr. Fonseca”, un especialista en Neurología que trabaja junto al Dr. Ruiz (Adrián Delgado) y vive la medicina como una pasión. “Es un hombre muy trabajador, dedicado, pragmático, de carácter tranquilo y buen sentido del humor. Su altruismo, junto con la estrecha amistad con el Dr. Ruíz, lo han animado a llevar el caso de Alma Blanca (Virginia Urdaneta), la madre de Rosa, por muchos años, y no cesa, ni lo hará, en su empeño de lograr la completa mejoría de su paciente”, señala el actor.

 GERMÁN ANZOLA (3)¿Cómo te sientes trabajando por primera vez bajo la pluma de Carlos Perez?

Trabajar bajo la pluma de Carlos Pérez es muy satisfactorio, porque su texto es cautivador, intrigante y sobretodo inteligente. Carlos sabe manejar el buen humor, y eso no es fácil. Además, la trama de De todas maneras rosaincorpora elementos que marcan pauta en nuestras novelas, como el tema de la homosexualidad del personaje Luis Enrique (Antonio Delli), manejado de una manera muy humana, muy real. Además, quien le siga la pista a la novela, ¡no se va a poder despegar!

¿Podrías contar alguna anécdota que haya ocurrido en alguna grabación de la telenovela?

Resulta muy divertido el hecho de que todos los actores escondemos nuestros libretos debajo del colchón, la almohada y las sábanas de la pobre Alma Blanca, que está en coma y no puede moverse. Cada vez que gritan “vamos a grabar” y “queda”, todos la molestamos sacando y ocultando ese montón de papeles (risas).

En este corto tiempo fuera de pantalla… ¿Qué actividades desarrollaste?

Tuve la enorme experiencia de coprotagonizar la obra de teatro “Glorious, la peor cantante del mundo”con unas de las mejores actrices de la historia de nuestro país, Elba Escobar.

¿Además de “De todas maneras rosa”estás trabajando en otros proyectos?

Estoy en temporada con un musical infantil llamado “Luna Gatuna”, dirigido por Anita Vivas. Y el 27 de este mes estreno la maravillosa comedia “Todo o nada” de Marcos Purroy, dirigida por Daniel Uribe, con un elenco genial.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

¡Correr como Forrest Gump! (risas)… Me estoy preparando para correr una media maratón. Cuando corro me olvido de los asuntos cotidianos y alcanzo el tope del “felizómetro”.

¿Hasta ahora que es lo mejor que te ha pasado en la vida?

A nivel profesional, compartir el escenario, de tú a tú, con Elba Escobar, y recibir aplausos de pie de parte del público. Y a nivel personal, haber encontrado, en el mar de mujeres hermosas y complicadas que tiene Venezuela, a la que me ha acompañado los últimos 8 años de mi vida… los mejores hasta ahora.

Un sueño por cumplir…

Son muchos los que me faltan… Llegar algún día a escuchar “El primer actor Germán Anzola”, tener un hijo, correr los 42km, pero sobre todas las cosas ser siempre inmensamente feliz.

Tomando en cuenta uno de los temas de la telenovela… ¿Es necesario un toque de locura para llevar el día a día?

¡Por supuesto! ¡Es fundamental para ser feliz! …Y como una frase que leí en estos días: “Estoy en la ruta de la felicidad yendo por el atajo de la locura

¿Qué tanta locura hay en tu vida real?

A los 30 años dejé todo para empezar – con los bolsillos vacíos – una nueva vida siendo actor… ¡actor! ¿Suena suficientemente loco? …ahora doy gracias a toda la locura que me envuelve siempre.

Finalmente… ¿De qué color ves la vida?

¡Color amarillo pollito! (risas)