Estefanía de la Trinidad López Caraballo está metida en la actuación desde los cuatro años, cuando se inició en el mundo de los comerciales. Hoy por hoy apenas pasa los veinte, pero tiene las ganas de seguir aprendiendo en el difícil campo de las artes escénicas. Viene de realizar un personaje de madre soltera en la ya finalizada telenovela “Mujer con pantalones” de RCTV, para luego debutar en las tablas con la pieza infantil “Mero, mero mosquetero”, que buena acogida de público y critica tuvo en su primera temporada en la sala Escena 8.

Ya está una segunda temporada, pero mientras se concreta Estefanía reiniciará sus estudios de comunicación social. Eso sí, sigue también preparándose a nivel actoral, “porque todos los días se aprende algo nuevo”.

 

-Actuaste como talento infantil en “El club de los tigritos”. Ahora de adulta trabajas para niños a nivel teatral. ¿Cómo te sientes?

-Siento que cuando era pequeña lo hacia como una niña haciendo de niña. Ahora actuando de adulta valoro la experiencia de vivir ese viaje, y así poder disfrutar de la magia del teatro como dicen todos los maestros que me han acompañado en esta pieza, “Mero, mero mosquetero”, de paso mi primera obra.

 

-¿Cuáles son las diferencias que sientes de hacer televisión a montarte en las tablas?

-Son muchísimas, pero las más palpables puede ser, que por su alcance, la televisión tiene  mayor auge, pues es un medio masivo y todos le podemos llegar. Y aunque es más accesible, la reacción no es inmediata ni se percibe. No es como en el teatro, allí tienes la oportunidad de interactuar con todo el público que asiste a la sala. Logras sentir inmediatamente la acción y la reacción del mismo. Definitivamente si hay algunas diferencias.

 

-Tu experiencia actual en radio con “Salserín” ¿te enseñó mucho, sobre todo a la hora de manejar la voz?

-En el teatro todos mis compañeros hacían ejercicios antes de comenzar cada función y, por supuesto, me aconsejaban debido a que ellos tienen más experiencia. Recuerdo el primer ensayo en la sala Escena 8. Mi compañero Jesús, el otro director de la obra y que interpretaba el personaje de Dumas, me dijo que extendiera mi voz por toda la sala. Fue muy importante para mí escuchar sus palabras. Sin embargo, la experiencia en radio me ha permitido también vivir otras cosas del universo del espectáculo.

 

-¿Todavía está planteada tu participación en una pieza teatral erótica?

-No, pero igual me gustaría seguir en piezas teatrales, ya que se aprende mucho. Quisiera hacer musicales, porque me encanta bailar.

 

-¿Proyectos de cine?

-Estoy esperando, pero te diré que me encantaría trabajar en “Miranda” para conocer un poco mas de la historia de mi país.

 

-Los planes de RCTV contigo…

-Por ahora, sigo en este gran canal y, bueno, espero continuar y seguir dando lo mejor de mí.

 

-Actuaste de buena, de niña malcriada. ¿Qué papel te gustaría encarnar para que sea un reto en tu carrera?

-No sé, tal vez un personaje de la vida real, que necesite mucho de mi, y que todo el tiempo esté aquí y ahora, como lo escuché un día en una clase de una directora muy importante de nuestra nación.

 

-¿Qué te gustaría que te preguntarán?

-Ummmm, puede ser ¿cuánto dinero quiero ganar?

 

-¿Haces ejercicio, dieta o combinas las dos para mantenerte en forma y bella?

-Por ahora estoy luchando con las espadas para ser toda una mosquetera, “pero las actividades debo comenzar y la universidad también, así que la rutina nuevamente continuaré”, como toda una espadachina.

Con esa mirada tan bella, cualquiera desearía ser atravesado por una espada tan pícara.