Estuvo en vuelo rasante porCaracas para una boda

Edgar Ramírez sigue siendo el mismo hombre callado, pero conversador,cuando se le inquiere sobre su principal pasión: actuar. Estuvo recientementeen Caracas, con motivo de la boda de la actriz Malena González con David López.Breves, pero sustanciosas, fueron las respuestas sobre su futuro en el cine,especialmente en el de Hollywood.

Lo primero es que tiene un pre contrato para la cuarta entrega deldesmemoriado asesino redimido “Bourne”, saga que ha producido más 600 millonesde dólares y colocó en la lista de los mejores salarios a su protagonista MattDamon.

Para quienes no vieron la tercera entrega, Ramírez interpreta a unasesino a sueldo que es perdonado y perdona la vida de Jason Bourne, trama queestá abierta para un guión de la cuarta entrega, que según gente vinculada aHollywood, debe empezar a rodarse a fines de este año.


– ¿Va para la cuarta parte?

– Tengo un pre contrato para participar en la continuación, pero nadaestá seguro hasta que comience a filmarse. Sin embargo, debido a lo exitoso delas tres entregas anteriores, creo que sacarán pronto la otra, pero eso lodeciden los productores. Eso sí, si no me llaman, quedo libre de cualquiercompromiso en el futuro.

Se habla de que Edgar tiene también ofertas para participar enpelículas de México y Europa, pero como siempre es parco sobre su futuro en elcine:” No hablo de proyectos hasta que estén realizándose”.

Ya en otra oportunidad conversamos más detenidamente con Ramírez, quienviene de participar en la última cinta de Steven Soderbergh, El argentino, quebuenas críticas recibió en Cannes 2008:” El trabajar con Soderbergh es un granprivilegio definitivamente, ya que le respeto como director, y lo he admiradodesde Sexo, mentiras y videos. Es un hombre que tiene mucha creatividad a lahora de filmar”.

Contó más detalles de este filme: “ Trabajé con Benicio del Toro,Rodrigo Santoro y Santiago Cabrera, entre otros. La película es en español,pero con acento cubano. Tuvimos profesores de pronunciación en Puerto Rico,cuando estábamos filmando. Obviamente para unos fue más fácil que para otros. Ami no fue nada difícil, pero creo que con esta cinta se cumple el sueñoguevarista, de que actores de toda América Latina trabajaran juntos; desde elbrasilero Rodrigo Santoro haciendo de Raúl Castro, el mexicano Damián Bichirque interpreta a Fidel Castro, yo de Venezuela, que hago de Ciro Redondo; y asímuchos más. Pero lo más importante es que todos trabajamos como un equipo muyunido”.

Sigue abierto a continuar ayudando al cine nacional, ya sea comoproductor o actor, si el tiempo se lo permite y el proyecto lo atrae: “ La ideaes ayudar a proyectar nuestro cine en el exterior. Tengo un morboso plan paraimpulsarlo”.

 

– De las cintas venezolanas másrecientes, ¿cuáles le han gustado?

– A mí me encantaron mucho Puras joyitas y Postales de Leningrado.Puras joyitas es muy innovadora; mientras Postales de Leningrado me pareció muypoética y tierna. Por cierto cada vez que vengo, veo un filme venezolano encartelera, y eso me emociona. Se ve que en el país se está creando unaplataforma de hacer buen cine, rescatando la atención de todos. Y la empresaprivada también colabora. El reto es seguir haciendo buena cinematografía enVenezuela.

 

– ¿Es verdad que es miembro delScreen Actors Guild?

– Sí, lo soy. Hasta voté en la última premiación. Apoyé la huelga deescritores, porque fueron justas sus reivindicaciones. Creo que es importanteunirse en este tipo de causas. Ojalá en América Latina hubiera la meta deorganizarse y de hacer un frente, un poder, simplemente para defender nuestrosintereses en el medio artístico. Mi pasión es actuar, pero también luchó porlas causas justas.