Propuesta del artista Luís Pannier< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Obras recientes del artista franco-venezolano, realizadas en óleo sobre tela y madera, en pequeño, mediano y gran formato, que incluye dos instalaciones, serán exhibidas en la Alianza Francesa de Chacaíto.

El jueves 02 de marzo de 2006, se inaugura la muestra titulada Cóctel de almas, del artista Luís Pannier, en los espacios expositivos de la Alianza Francesa de Chacaíto, a las 7:00 p.m., presentada por la Embajada de Francia y < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Alianza Francesa de Caracas.

 

Luís Pannier, venezolano de nacionalidad francesa, nace en Madrid en 1953.  Realiza estudios generales en Caracas, Alemania y Francia. Obtiene Diploma de Bellas Artes (1978) y Licenciatura de Estética y Ciencias del Arte (Sorbona, 1984).

Cóctel de almas, reúne una selección que alcanza 30 de las piezas creadas por el artista -en su taller en Martinica- entre 2004 y 2006, que van del pequeño, al gran formato; con dos instalaciones, junto a una selección de textos poéticos que conforman la exposición.

 

Pannier se vale del óleo, sobre tela o madera, según convenga a su necesidad expresiva. Como comunicador visual, en sus exposiciones, aborda los temas que tienen que ver con el contexto social, histórico o cultural donde se realiza la muestra. En este sentido, el artista convoca las imágenes que encuentra en la historia del arte y las adapta a una situación determinada.

 

En la selección que ofrece Cóctel de almas en Venezuela, el artista francés, Georges Braque (1882-1963), formulador del cubismo junto al español Pablo Picasso (1881-1973), ocupa un lugar importante como espíritu organizador del espacio, e inspirador en el tratamiento de los colores, en la obra de Pannier,  que en esta ocasión, el público podrá ver.

Para Pannier, la obra de Braque funciona como un leitmotiv, en un sentido, debido al juego de palabras que implica “braquer” o “braque” en francés; “… también existe una relación evidente con el tratamiento cubista de la botella y de hecho, el tema de la exposición tiene que ver con la bebida y el mundo del cóctel… “, agrega Pannier.

 

Braque comparte con Picasso determinados aspectos como la admiración, en la historia del arte de Seurat y, sobre todo, de Cézanne. Además, siguen a Matisse en el naciente entusiasmo por el arte de los pueblos no europeos, la escultura africana y oceánica.

Con las obras expuestas en Cóctel de almas Pannier invita a vincular la poesía visual y los textos de poetas nacionales con los hábitos de ciertos venezolanos, y al propio tiempo, pretende expresar que “… todo no es visual, que detrás de las imágenes existen corrientes alternas, espirituosa –como ciertas  bebidas- espiritualidad”.

 

La palabra poética se inserta en la exposición al presentar su escritura de forma directa sobre las paredes de la sala. Son las voces de Edda Armas, Patricia Guzmán, Yolanda Pantin, Irma Salas, Verónica Jaffe, Silvia Cordoliani, María Auxiliadora Álvarez y Cecilia Ortiz, con las que la muestra, pareciera proponer, una suerte de vinculación entre la imagen visual y la palabra que visualiza.

 

El hecho creativo y su relación con el alma, guarda un profundo conocimiento humano revelado -en este caso- en el poder visual de la imagen que pareciera ser, en Pannier, expresión de una Psique que revolotea en los espacios de la imaginación, junto a una suerte de Cupido, en esa noche en la que ella ignoraba la forma de su amante. Algo así pasa con la creación, señala el artista, “…nunca sabemos con quien estamos tratando, quien nos asiste o nos guía…”

 

Según Joëlle Busca, quién ha publicado, entre otros textos, Miquel Barcelo – Le triomphe de la nature morte (La Lettre volée, Bruxelles 2000), y Les visages d’ Orlan Pour une relecture du post-humain (La lettre volée, Bruxelles, 2003); doctor en Filosofía del Arte de la Universidad de Paris I Sorbonne, investigador y crítico de arte, Pannier es un pintor de historia que intenta regenerar el género.

Como un pintor que visita la historia del arte, y al propio tiempo, la cuestiona a través de la actualidad de sus imágenes, en Pannier, los vínculos tienden a

estrecharse o dilatarse según el tema tratado. Con sus exposiciones anteriores, como “Memoria Canibal”, “Pannier básico” o “el Arte es así” algunos recordaran el contexto pre-revolucionario, su visión humorística de la celebración del “Encuentro de los Dos Mundos” y en general, la distancia crítica hacia el desconocimiento caricatural del otro.

Luís Pannier ha participado en un centenar de muestras individuales y colectivas desde 1975, en Francia, Bélgica, Alemania, Estados Unidos, Santo Domingo y Martinica.

 

Entre las exposiciones individuales realizadas destacan: Acu-pintura, Galería Ángel Boscan, UCV, Caracas, Venezuela, 1975. Héroes populares, Centro Latinoamericano, Paris, 1977. Sagrado, Caribe y Artes Plásticas, Galería Díaz Mancini, Caracas, 1991. Anamnèse, Embajada de Venezuela, Bruselas, Bélgica, 1995. Memoria Caníbal, Centro de Arte, Fundación Clement, Martinica, 1997. Oriente del alma, Galería La Cuadra, Caracas, 2005; por citar sólo algunas.

 

La obra de Pannier ha sido reconocida con Mención Premer Salón de Rennes, Francia, 1978; Primer Premio de Pintura Salón Cristóbal Rojas, 1993; Primer Premio Atena, 1993. Su trabajo se encuentra representado en colecciones públicas en el Museo de Arte Latinoamericano, MoLAA, USA; Museo Casas Reales, Republica  Dominicana; Dirección de Cultura, UCV, Caracas; Centro Cultural, Ateneo, Los Teques; Centro de Arte del Caribe, Fundación Clement; Biblioteca Municipal Lamentin, Martinica.

 

Hasta el 23 de marzo de 2006, en los espacios de la Alianza Francesa de Chacaíto, se podrá apreciar la propuesta de Pannier quien pareciera -con la muestra- invitar al público venezolano a una suerte de cóctel de imágenes, de cuyo elixir beber el alma que subyace en ellas.