El popular “Erasmo” de “Los querendones”

“Disfruto mucho desarrollando este personaje porque es inusual para mí, toda una caracterización,  y tengo que valerme de mis condiciones histriónicas para poder interpretarlo, no es fácil, constituye un verdadero reto”, sostiene el reconocido actor Carlos Olivier, quien personifica al  popular  “Erasmo Grimán”, en la trama de la telenovela “Los querendones”-.

Con la finalidad de alcanzar determinados propósitos, “Erasmo Grimán”, es capaz de mentir y hacer cualquier trampa. En el pasado estafó a “Chon” (Roberto Lamarca), al venderle una casa; y ahora, tratará de conquistar a “Piedad”  (Amanda Gutiérrez), la esposa de éste, asumiendo la personalidad de “Silvino Motiagudo”, un supuesto millonario; cuando en realidad, se desempeña como un vigilante, haciéndole creer, además, a sus hijos “Sergio” (Jorge Reyes), “Elías” (Juan Carlos Vivas), así como al propio “Alejandrito” (Rodrigo González), quien es el jefe de seguridad.

A lo largo de 38 años destacan, en la trayectoria profesional de Carlos Olivier, títulos de producciones dramáticas, como “Leonela”, “Contra viento y marea” (obra en la que encarnó al recordado “Aquiles Millán”), “Estefanía” y “Marta y Javier”, entre muchas otras.

– ¿Cómo puede describir el rol  que interpreta en la telenovela estelar?

–  Mi personaje es cómico,  por la forma en que habla, y  actúa en general, pero en su verdadera esencia, se puede considerar  dramático, porque Erasmo, sufre,  aunque son graciosas las situaciones que atraviesa, su vida es un drama. No conoce otra forma de obtener dinero,  sino a través de la trampa, del “business” como él mismo dice. Entonces es muy difícil que después de 50 años, logre cambiar. En el aspecto sentimental, lo más importante son sus tres hijos. Por otra parte, tiene la peculiaridad de que no construye bien las oraciones e inventa frases, atribuyéndoselas a intelectuales creados por su propia imaginación.

–  ¿Se parece a Erasmo Grimán en el sentido del humor?

– Desde que comienza el día,  hasta que me acuesto, estoy de buen humor, a menos que me suceda algo muy serio, que me saque de mis cabales. Tengo por prescripción médica no molestarme. Existe un proverbio chino que dice que si los problemas tienen solución, por qué te preocupas y si los problemas no tienen solución, entonces de qué te preocupas… moraleja no te preocupes por nada. Hay que tomar las cosas con calma, porque el “stress” es el detonante de todas las enfermedades. Yo me tengo que querer a mí mismo: no fumo, ni ingiero licor, porque me hace daño.

– ¿Qué consejo le brindaría a las personas que se valen de mentiras para conseguir lo que quieren?

–  Tarde o temprano todo se descubre, no hay nada oculto entre cielo y tierra: “Cuando veas las barbas de tu vecino arder pon las tuyas en remojo”.

 – Según su opinión, ¿existe un método específico para abordar y desarrollar todo tipo de personajes?

– Los actores deben construir sus personajes lo más fiel posible a la realidad. Y sobre todo creer en lo que están realizando, para así poder convencer al público que los observa.

– ¿Qué significa el éxito para Carlos Olivier?

– Una de las recompensas que tiene el actor, es la aceptación del público y, a la vez, constituye  la forma de medir cuan bien o mal se está desempeñando un rol.

– ¿Qué  quisiera compartir de sus  facetas como padre y esposo?

– Mis hijos hacen conmigo lo que les da la gana. El mayor, Carlos Raúl,  tiene 32 años; le sigue Salka con 28 y el menor Tarek de 21. Tengo un hermoso nieto llamado Luis Alejandro y llevo treinta años felizmente casado con mi esposa, que es abogada.

– ¿En la actualidad comparte su tiempo entre la actuación y la medicina?

–  Sí, soy médico cirujano, me gradué hace muchos años. Me especialicé en medicina holística,  y tengo 18 años ejerciendo la disciplina. Cuando no estoy trabajando en televisión, ejerzo esta profesión en un consultorio asociado con varios colegas, que funciona en la Alta Florida. Atendemos enfermedades como cáncer, arterosclerosis múltiple, entre otras, con tratamientos naturales. 

– ¿En qué consiste la medicina holística?

– Es una medicina preventiva y post-traumática,  que concibe al paciente como un todo, es decir,  cuerpo, mente y espíritu. El entorno inmediato es preponderante en todo lo que se refiere a  la salud, bien sea, para sanarnos o para deteriorarnos aún más. Se trata  siempre de ser lo menos invasivo posible,  brindándole al paciente, de manera natural, los elementos necesarios para que pueda restablecer su estado idóneo de salud.