Mientras estudia ofertas
Carlos Montilla es un actor que se crece en cada papel que encarna. Suúltimo éxito fue el personaje de “Darwin” en “Ciudad bendita”, telenovelaestelar de Venevisión, en la que este histrión se robó el show junto a GledysIbarra como “La diabla”.

A ese machista que es capaz de engañar a su pareja hasta con suhijastra, le metió ese toque de ese venezolano que, sabe que comete un graveerror, pero lo toma como si realizara un pequeña travesura.

Esa mezcla lo volvió a catapultar a los primeros lugares de idolatría.Dicho en otras palabras, “Darwin” y “La diabla” le robaron el show, junto aotros personajes secundarios del este culebrón, a los protagonistas.

Montilla, ya con más de cuarenta años encima, sigue conservando esefísico y espíritu juveniles. Desde que realizó la cinta “La oveja negra” deRomán Chalbauld hace dos décadas, Carlos Montilla comenzó a calar en el gustodel público venezolano.

Y la comedia le pega a Montilla. Prueba de ello fue su personaje en“Trapo íntimos” para televisión; o los cinco personajes de “Entiéndeme tu a mí”en el teatro. Y mientras espera por otro papel en la televisión o las tablas,se dedica a una labor que le encanta: la de ser padre.