La cantante Britney Spears tendrá que entregar a más tardarel miércoles sus dos hijos a su ex esposo, Kevin Federline, quien cuidará delos pequeños hasta una nueva orden judicial, lo cual significa un último golpeen la vida de la “lolita” caída en desgracia.

Spears, de 25 años, deberá entregarle sus dos hijos, SeanPreston, 2 de años, y Jayden James, de un año, a su padre Kevin Federline estamisma semana “hasta una nueva orden de la corte”, indicó el juez Scott Gordon en una orden publicada después de una audiencia a puerta cerrada.

Federline, ex bailarín de la cantante y actualmente rapero,de 29 años, “debe ejercer la custodia física de los niños menores a partirdel miércoles 3 de octubre al mediodía, hasta una nueva orden deltribunal”, agregó el magistrado después de una audiencia con los abogadosde Spears y Federline en la Corte de Los Angeles.

Spears y Federline se casaron en una sorpresiva ceremonia ensetiembre de 2004, tras lo cual la cantante que llegó a ostentar el título dela más vendedora de discos en el mundo decidió retirarse un tiempo de losescenarios para dedicarse a su flamante familia.

Tras dos embarazos muy seguidos y constantes rumores deproblemas de pareja, Spears anunció su separación de Federline en noviembre de2006 citando “diferencias irreconciliables”.

Hasta ahora los dos ex esposo compartían la custodia de losniños, pero el pasado 8 de agosto, una semana después de que se declararaoficial el divorcio, el abogado de Federline pidió una revisión de este acuerdoa favor de su cliente.

El 18 de septiembre el juez Gordon dijo que estaba al tantode que la cantante consumía droga y alcohol por lo cual le impuso análisis cadados semanas.

En julio pasado, cuando la pareja obtuvo el divorcio, Spearsseguía sin salir de una avalancha de conflictos personales que la llevó esteaño a un centro de desintoxicación, cosechó una amarga relación con la prensadel espectáculo que la reseñó en clubes nocturnos sin ropa interior o manejandocon uno de sus bebés al volante.

Su último tropiezo fue el 9 de septiembre cuando se anunciócon bombos y platillos su regreso a los escenarios después de más de tres años,durante la ceremonia de los “MTV Video Music Awards”.

Diarios, revistas y comentaristas de televisión criticaronsin contemplación su reaparición sobre los escenarios, calificándola de”gorda, “mediocre” y dando por muerta su carrera artística.

“Después de semanas de rumores, Britney Spears aparecióel domingo en los MTV Video Music Awards en el (hotel) Palms de Las Vegas malvestida y con una presentación mediocre de su reciente tema “GimmeMore”, que pudo haberse ensayado mucho más”, opinó entonces larevista People, especialista en la información de las estrellas.

Britney Spears, la “lolita” preferida del públicojuvenil estadounidense, se hizo famosa en 1999 con la canción “Baby onemore time” que llegó a vender unos 76 millones de discos en el mundoentero.

Sin embargo, desde 2004 se retiró de los escenarios yestudios de grabación para dedicarse a la maternidad.

Como estrella internacional, detentó durante cinco años elrécord de la cantante mejor pagada del mundo con 38,5 millones de dólaresanuales, antes de ser destronada por la “reina del pop” Madonna en2006, según el libro Guinness.

En noviembre próximo está previsto el lanzamiento de sunuevo disco, mientras su grupo de representantes y asistentes han idorenunciando en cascada desde hace al menos tres meses.