Los Hermanos Romano ahora ofrecen excelentes caldos
Un nuevo lugar en Caracas abre sus puertas para estar bajo tierra, comotoda auténtica Bodega. Allí se dan cita los apasionados e intensos seguidoresdel vino, en un ambiente noble de antaño. El lugar, BODEGA RESERVA

Con muchísimos años en el país, un éxito gastronómico sostenido, yofreciendo productos de primera, los hermanos Romano, dueños del conocidoRestaurante “La Huerta”,ahora abren B ODEGA RESERVA, con todas las tradicionales características yvariedad de vinos para complacer aún más a sus sibaritas seguidores.  Reinaldo, Gumersindo y Alberto Romano,llegaron desde sus lejanas tierras natales, Asturias hace casi una treintena deaños. Y llegaron para trabajar duro, quedarse y hacer vida en nuestro país ycon nuestra  gente. Montaron elRestaurante La Huertay los grandes seguidores de la buena mesa asturiana y mediterránea apostaronpor su lugar…y siguen apostando. Por eso los Romano, ofrecen una mayoralternativa ya que nuestro país crece a pasos rápidos en el disfrute yconocimiento de los buenos vinos y ahora pasan de La Huerta a las excelentescosechas…”Hoy, en esta tierra maravillosa que nos ha adoptado, Venezuela,nuestra dilatada experiencia y vivencias con los vinos, trajo a nosotros laidea de esta nueva propuesta para los conocedores paladares locales”…expresaGumersindo, uno de los entusiastas Romano.

El Lugar.
BODEGA RESERVA es un espacio en el que el público está atendido yguiado por dos somelires con amplia experiencia y conocidos en el mercado,Eliécer Rondón y Manuel Castro quienes hacen de cada cata toda una experienciasensorial. En el mismo espacio, tiene cabida también todo aquel que deseeiniciarse en el conocimiento de los vinos.

Dotado un sistema computarizado para información y de las más variadasetiquetas que les hacen llegar las diferentes distribuidoras, BODEGA RESERVAtambién cuenta con una suerte de restaurante a manera de comedero con grandesmesones. Todo a la usanza de la época. Allí los comensales degustan de la tradicional “ESPICHA”… “ En antaño,las ‘espichas’ se hacían en las bodegas de grandes casas rurales. Consistía enpinchar un barril de vino para catar su contenido y se degustaba con susmejores productos, todos de su propia cosecha tales como los: corderos,lechones, aves de corral, embutidos, jamones, quesos, patés y productos de lahuerta. Se disponían de una forma tal que fuese útil para presentar una hermosamesa amplia, abundante y esplendida, con platos elaborados que reflejaban lastradiciones culinarias de la zona y la época”… cuenta el otro entusiastahermano Romano, Reinaldo, porque así atiende a su público B ODEGA RESERVA. Ytambién ofrece, para los momentos exclusivos y privados una carta especialmentediseñada para el momento y según el maridaje que recomienden los expertossometieres.

BODEGA RESERVA promete convertirse en el punto de encuentro para rendirculto a las inefables botellas, como los que saben de vinos.