A principios de la década de losochenta, cuando una gran diversidad de corrientes musicales invadían el gustodel venezolano, una curiosa agrupación nacional logra una inusitada popularidadrescatando un género que muchos de los que lo habían conocido daban porcompletamente muerto y definitivamente enterrado y a aquellos que llegaron muytarde para haberlo conocido sencillamente ni se enteraron de que hubieseexistido jamás.

Se trata de la “música de cañón” o“música cañonera”, ese curioso estilo que Andy Durán alguna vez definióacertadamente como “nuestro dixieland criollo”. Este estilo musical,fundamentalmente machista, tuvo como sus máximos exponentes a Lorenzo Herrera,no sin razón llamado “El Último Cañonero” y a dos agrupaciones indispensablescomo Los Criollos y Los Antaños del Estadio.

Entonces llama la atención elsurgimiento de este grupo formado por jovencitos que de repente comienzan asonar en todas partes y a vender discos como locos gracias a su primer gran hit“El Besador”.

Pero por razones que veremos másadelante, el grupo se separa y después de algunos años vuelven a reunirse. Detodo esto y mucho más vamos a conversar con Hely e Yllich Orsini, cantante ydirector del grupo respectivamente.

¿Cómo surgen Los Cañoneros?”
“Debutamos exactamente el 20 denoviembre de 1982. Esa fue la primera vez que nos presentamos, aunque para lafecha éramos “Hely Orsini y Los Cañoneros del Conuco”. Todo surge como parte deuna gran echadera de broma. Ella vivía en México pero siempre venía para acá. Yteníamos un repertorio montado con el que nos presentábamos en muchos eventos.Y ese año 82 yo había hecho la música de la obra “La Verdadera Historiadel Alma Llanera que se desarrollaba en los carnavales de 1926 y era con músicacañonera ¡en vivo!

Entonces tuve que estudiar eseestilo y es donde me encuentro con esa sorpresa. Para mí fue una cosa de locuradescubrir aquello y darme cuenta  que esun género venezolano.”

“Pero eran  muy jóvenes cuando salen como grupo ¿Cómo lesllega ese gusto por esa música?”
Es Hely quien interviene: “Todosurgió a raíz de esa obra de teatro. Yo acababa de llegar de México e iba todaslas noches a los ensayos. Y oía los clásicos como “El Romantón”, “Carmen”, “La Pelota de Carey”, “ElKayser”, etc. Y me di cuenta  que es unamúsica muy sabrosa. Y entonces en un acto al que nos invitaron en Mérida  decidimos irnos con todo el grupo. Lo quehicimos fue adaptar las canciones a mi tono, pero prácticamente sin ningún ensayo¡Muy cañoneramente! De allí alguien nos invitó a una fiesta y de repente nosempezaron a contratar. Teníamos 6 temas en el repertorio y con eso pasábamostoda la fiesta. ¡Una locura!

Provenientes de una familiaartística (su padre era director teatral) Hely se recuerda desde toda la vidacantando y rodeada de música junto a su hermano desde sus años más tiernos. Enel año 69 se translada a Alemania y ya en el 70 estaba cantando –acompañada porsu cuatro- en recintos universitarios. Desde entonces no ha parado de cantar. Asu regreso a Caracas surge su encuentro con Los Cañoneros y desde entoncessiente que allí se volvió caraqueña otra vez.

“Y tu Yllich ¿Cómo empiezas en lamúsica?”
“Obviamente andábamos juntos entodas esas lides. Cuando a ella la llaman a cantar yo todavía no era nada.Cuando arranca el primer grupo de venezolanos que se formó en Alemania yo eracasi como la mascota del grupo. A veces me daban un bongó o unas maracas paraque no me viera tan mal. Y en el 73 –ya uno estaba en ese mundo- me presentopor primera vez como solista con mi guitarra cantando unas cosas peruanas. Deallí en adelante comenzamos a trabajar juntos.”

Hely había tomado clases de cuatrocon el Maestro Freddy Reyna y en su infancia ella acompañaba a su hermanomientras este cantaba, roles que se invierten al paso de los años.

“Cuando surgen Los Cañoneros, laúnica banda referencial que quedaba eran Los Antaños de Estadio (aunque ya nosolo tocaban música cañonera en esa época. ¿Qué otras referencias teníanustedes? Creo que ya existía Cañón Contigo”
“Yo creo que ellos inclusiveestaban antes, pero para nosotros no fueron ninguna referencia porque noexistió ningún contacto. Para mi la única y verdadera referencia fue la de LosAntaños. Con ellos me llevé la sorpresa de esa maravillosa música. Y ya en elmarco de la investigación las otras referencias son Los Criollos, Hueso deJamón, Gramófono y Peppermint, etc. y ya por supuesto empieza a investigar y aubicar temas que están dentro de la misma línea, inclusive los que grabóRaquelita Castaños y lo que hizo Lorenzo Herrera”

“Cuando ustedes aparecen logranuna aceptación increíble entre la juventud. Yo recuerdo que en algunas de lastiendas de discos del oeste caraqueño llegaban muchachos jóvenes que pedían elde Fuego 77 (referencia indispensable del malandraje capitalino de la época)junto al disco de ustedes”
“Eso que tu estás contando” -respondeHely- “ocurrió a todo nivel. Al principio no entendíamos mucho el asunto, puesse supone que si tocas música de antaño vas como dirigido a un público muyespecífico. Pero yo creo que ayudó mucho nuestra imagen y la forma en que nosenfocaron en la disquera cuando salimos. El primer artículo que nos publicarondecía que parecíamos rockeros, pero éramos cañoneros. Y aparte de eso, lamanera de interpretar esa música era mucho más enérgica que en sus originales.

El bajista oía mucho rock y tocabael bajo con peso, con fuerza. Eso era novedoso: fíjate que a veces tocábamosnosotros y una miniteca; nosotros y Los Melódicos; nosotros y la Billos. Pero tambiéntocamos una vez junto al grupo Resistencia y hasta actuamos en un festival deRock en Valencia. A veces se nos acercaban chamos que nos decían que lesencantaba nuestra forma de vestir. En fin, creo que eran muchos elementos queresultaron atractivos para la juventud”

Yllich manifiesta que es reciénahora cuando comienza a encontrarle una explicación a ese fenómeno y ella vienedada porque para el público, Los Cañoneros representaron en su tiempo una formade música alternativa. Además, está consciente de que en su momento ellos noquisieron hacer un rescate del estilo, ni honrar a los precursores, sinosolamente disfrutar de esa música que habían descubierto y que tanto lesgustaba.

“¿Quiénes fueron Los Cañonerosoriginales?
“Aparte de nosotros dos, ArnaldoSánchez que sigue en el grupo como baterista y los hermanos Rousset, Augusto, en el saxofón y Andrés en elbajo. Hoy en el saxo está Benjamín Brea, en la trompeta Andrés “Tapón” Romero,en el trombón Joel Martínez, Alvin Cordaro en el bajo, Justo Morao en losteclados y  Javier Vázquez en lapercusión. Pasamos de 5 que éramos originalmente a 9. Casi somos como El GranCombo”

“¿Y porqué se separan LosCañoneros?”

(Risas de los dos) y habla Yllich:“Yo hoy en día he pasado a pensar un poco que hubo muchos problemas. Fueroncinco años sumamente intensos, de muchísimo trabajo. Yo creo que si noshubiéramos planteado el llevar un récord de presentaciones tendríamos si no unGuinness por lo menos alguno nacional. No teníamos vacaciones y, para colmo, éramosdos hermano y otros dos hermanos del otro lado, y esta muchacha” -refiriéndosea Hely- “y otro de los dos hermanos hicieron una bonita relación. Y resulta quecuando no teníamos actividad vivíamos en familia. Y eso fue llevando a un puntoen que empezó a haber muchos roces.

En el año 87 – y como nosotrossomos tan concretos con las fechas- planteamos como fecha de disolución delgrupo el 31 de diciembre del 87. Quedaban algunos compromisos pendientes,contratos ya firmados -y allí es donde viene el chiste-, yo planteé que yo meiba” -(Yllich)- y que podría ayudarlos desde afuera”

Y, me cuenta Yllich, en esemomento le hacen a Hely una interesante oferta, cosa de la que yo teníareferencias. Nada menos que es llamada por Renato Capriles para pasar a formarparte del staff de Los Melódicos.

“Creo que es la primera vez quevoy a contar esta historia. Sí me llamó Renato, pero no concretamos nada. Enesa época estaba pegado el tema “Papachongo” y la idea era que yo podíaarrancar en la orquesta con algunos temas sin necesidad de montar cosas nuevas,pero, yo no sé porqué, pero no me gustaba el “Papachongo”. Uno viene de cantartantas cosas distintas y yo era una persona que le prestaba mucha atención alas letras. Y eso de que yo tuviera que ir a la televisión y cantar esa canciónme daba como pánico. Y realmente lo lamento porque yo creo que Renato semolestó conmigo un poco por eso. Y una buena parte de mi familia me criticómucho por eso. Pero yo siempre he sido fiel a ciertas cosas y eso no cuadrabaconmigo. Para mi ese tema… ¡¡¡¡ERA MÁS FUERTE QUE YO!!!!”

Yllich por su parte montó unacompañía de producción de eventos que durante un buen tiempo funcionó muy bien.  Además, había un proyecto musical muyparecido a Los Cañoneros actuales. Pero el proyecto no cuajó muy bien, nitampoco tuvo la respuesta adecuada. Y allí comienza a involucrarse en serio entodo lo relativo a producción musical y espectáculos. Hasta que por cosas deldestino, un divorcio se lleva la compañía. Y allí entra con su hermana en elmundo de los locales nocturnos. Pero allí él tenía toda la libertad creativadel mundo y eso abrió todas sus perspectivas. Llegó a ser, inclusive, managerde Desorden Público. Y por eso se siente bien completo en todo lo referente amanagement, producción, prensa etc.

Pero la espinita de Los Cañonerosquedaba allí.

Porque en realidad, el grupo nuncase disolvió: “De vez en cuando llamaba un cliente y pensában… aquel amigo quees tan pana.. ¿ Cómo le vamos a decir que no?

“Y cual es la fecha oficial dereunión de Los Cañoneros?
“Allí si es verdad que rompí conel protocolo porque no hay una echa fija. Pienso que fue en diciembre pasado. Yaprovechando la Ley Resorte pensé que podríamos estar allí. En el 97 yo tratéde hacer un relanzamiento del grupo, pero en ese momento, hablar de músicavenezolana era tirarte contra la pared”.

Otros intentos existieron, inclusocon otra cantante, pero las cosas nunca fueron iguales.

Ellos, si se quiere, más queincorporar una voz femenina a la música cañonera, lo que hicieron, fueincorporar unos cañoneros a la voz femenina.

“Melódica y armónicamente ¿Quéposibilidades le ves a esa música para poderla expandir?”
“¡¡¡¡¡¡Infinitas!!!!!  Nunca hemos buscado hacer amalgamas sin basesni sentido. Desde un principio hemos querido desarrollar las bases de la músicavenezolana tradicional. Siempre buscamos las armonías naturales en la músicavenezolana. Nunca quisimos meter una guitarra eléctrica para sonar modernos,sino que dejar que la música se desarrolle por ella sola. De todas maneras…por todos lados, las posibilidades son infinitas”

De cualquier modo, estos pillineshan introducido en su música, más variedades de las que piensan. En sus finaleshay mucho de salsa (confesado por Yllich) y quizá esto sea una de las clavesocultas de su éxito.

Pero todo no queda allí. Hayproyectos de unir a Los Cañoneros con un grupo de Dixieland liderado porRoberto Girón de donde pueden salir muchas cosas buenas. Mientras tanto…

“Hay grupos que hagan músicacañonera, aparte de ustedes?”
“Hay muchos grupos tradicionalesque hacen cosas en el estilo de Los Antaños, bien tradicionales, bien deguataca, por todo el país. En Aragua hay muchísimos de ellos. Y grupos que seplantean la cosa de una forma más actual, también los hay, aparte de CañónContigo, están Los Rucaneros del Mabil, La Cuerda de Antaño y muchos más. Hay algunagente.  No todo lo que debería ser paraser la manifestación musical de Caracas, que es a mi juicio, lo que deberíaser”.

Un reconocimiento a Los Antaños yel permitir que estos señores formen parte de la educación popular es lo quepiden Los Cañoneros.  La otra meta esequiparar la música urbana al valor que tiene la gaita para los maracuchos.

Total, que esta es la historia deLos Cañoneros, o al menos una buena parte de ella.  Y si usted quiere una buena fiesta llame aYllich al (0212) 9615986 y (0416) 628 5906. ¡¡¡¡Llámenlos!!!!! No se van aarrepentir.