A pesar que de su pluma han salido algunas de las canciones más populares del repertorio venezolano su vida,  sus datos biográficos son de poco conocimiento público. Sin embargo, lo más probable es que todo venezolano mayor de 30 años conserve en su memoria algunos de los muchos temas nacidos de su pluma.

 

Don Carlos Bonnet nace- probablemente- en Villa de Cura algún día del año 1892 y, como ya hemos dicho, es muy poco lo que se sabe de sus primeros años. Tan solo podemos asegurar que comienza su carrera musical como alumno de la Escuela Musical Militar Infantil, bajo la dirección de Arturo Delfín Francieri en el año de 1903. Por su impecable dedicación al estudio al poco tiempo alcanza el grado de Primer Teniente Subdirector de la escuela.

 

En el Ejercito Nacional desempeñó durante muchos años el cargo de Director de la Banda de la Brigada Número Uno, de la cual salieron músicos como Federico Ayesta, Tomás Brandt y Teofilo Rodríguez. Más adelante, sería el propio Presidente de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la República, el General Isaías Medina Angarita quien le daría el nombramiento de Director de la Escuela de Bandas Militares. Otro destacado músico, que por méritos propios ganó el título de La Trompeta de Venezuela, salió de esta agrupación: el maestro Pablo Armitano.

 

Entre los muchos concursos que ganó se encuentra el efectuado para otorgar la creación del Himno de Las Fuerzas Aéreas Venezolanas y entre las muchas condecoraciones que recibió está la Medalla de Instrucción Pública otorgada por el Ministerio de Educación Nacional.

Pero no solo a la vida militar venezolana estuvo ligado el talentoso músico. Los inicios del medio radiofónico venezolano están por completo influenciados por su presencia. En efecto, el 9 de diciembre de 1930, fecha oficial de la inauguración de 1BC Broadcasting Caracas, el maestro Bonnet inicia las transmisiones al frente de la orquesta de música criolla de la planta. Más adelante se haría cargo de la dirección de la orquesta de planta- encargada del acompañamiento de la gran cantidad de artistas criollos y extranjeros que salieron al aire a través de sus micrófonos- y de la orquesta de conciertos.

 

Un buen día Edgar Anzola, fundador de la emisora, le encarga la creación de una especie de himno que la identificara. El maestro vivía en La Pastora y la emisora estaba situada en los altos del Almacén Americano (hoy día Avenida Urdaneta), por lo que acostumbraba bajar a pie a su trabajo. Así que ya con el encargo hecho- y según contaba el mismo- se dio cuenta de que el paso que llevaba podía fácilmente ser acompañado con una marcha. Y de manera intuitiva le fue saliendo la melodía de la que aun es conocida como “Marcha 1BC”, la cual aún identifica a la pionera de nuestras emisoras radiales.

 

Pero no solamente debe ser recordado por esta creación. La música criolla de alta factura le debe mucho gracias a temas como “Quitapesares” (inspirada, según contaba en la música del arpista tuyero Pedro Mata), “La Partida”, “El Trabadedos”, “Refranero”, “La Tierra de mi Querer”, “Querellas de un Pampero”, “Negra la Quiero”, “El Curruchá” y un largo etcétera.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Fallece en el año 1983, y lamentablemente –por la inexplicable falta de información- nos resulta imposible informarles la fecha exacta.

Agradecemos ampliamente la ayuda del querido amigo Jesús R. Colmenares al suministrarnos buenos datos de este importante personaje.