Andrés Eloy Blanco, insigne abogado, poeta y político venezolano  nació en Cumana, estado Sucre el  6 deagosto de 1897.

Estudió en Caracas, donde se incorporó al Círculo de Bellas Artes en1913. En 1918 recibió su primer galardón por el poema pastoral “Canto a la Espiga y al Arado”, ypublicó su primera obra dramática, “El huerto de la epopeya”. Ese mismo año fueencarcelado por participar en manifestaciones contra el régimen, siendo yaestudiante de Derecho en la Universidad Central de Venezuela.

A su graduación comenzó a ejercer la abogacía, pero continuóescribiendo. En 1922 obtuvo el primer premio en los Juegos Florales deSantander (Cantabria) con su poema “Canto a España”. Viajó a España para recibirel premio, y permaneció allí más de un año, familiarizándose con lasvanguardias. En 1924 fue nombrado miembro de la Real AcademiaSevillana de Buenas Letras.

En 1928 comenzó a editar clandestinamente el periódico disidente “ElImparcial”, que sería el órgano de difusión de las proscriptas agrupacionesUnión Social Constructiva Americana y Frente de Acción Revolucionaria. Es hechoprisionero tras el golpe de estado del 7 de abril, y confinado lejos de Caracashasta 1932, cuando fue liberado por motivos de salud. Se le prohibió sinembargo realizar cualquier tipo de manifestación pública, por lo que se dedicónuevamente a las letras, publicando “Poda” en 1934 y “La aroplana clueca” en1935.

A la muerte de Juan Vicente Gómez, Blanco fue nombrado por elpresidente Eleazar López Contreras jefe del Servicio de Gabinete en elMinisterio de Obras Públicas. Sin embargo, su postura fuertemente críticafrente a la represión de las manifestaciones del 14 de febrero de 1936 y supertenencia a la Organización Revolucionaria Venezolana llevan a la decisiónde apartarlo de la política local. Ese mismo año es nombrado Inspector deConsulados, cargo en el cual viaja a Cuba, Estados Unidos y Canadá; sinembargo, en 1937 su descontento lo lleva a presentar la renuncia y regresar aCaracas.

Fundaría poco después el Partido Democrático Nacional, como diputadodel cual llegaría al Congreso Nacional. A lo largo de su actividad políticasigue publicando profusamente. A comienzos de los años 1940 integra su partidoen la recién fundada Acción Democrática, y trabaja para la candidatura deRómulo Gallegos, quien se haría con la presidencia en 1947.

En 1946 fue electo presidente de la Asamblea NacionalConstituyente convocada para la reforma de la constitución, que instaura elsufragio universal, secreto y directo. En 1948 fue nombrado Ministro deRelaciones Exteriores por el presidente Gallegos. Tras su derrocamiento porCarlos Delgado Chalbaud, se exilia en México, donde se dedica a tiempo completoa la poesía.

El 21 de mayo de 1955 perdió la vida en un accidente de tráfico en D.FMéxico. El 6 de junio de ese año sus restos fueron trasladados a Caracas parasu sepelio, realizado entre estrictas medidas de seguridad por parte de lasfuerzas del régimen.

Dos buenos ejemplos de la poesía de sentido social de  Andrés Eloy Blanco  los podemos encontrar en el “Coloquio bajo lapalma” -de su obra Giraluna, publicada en 1955, poco después de su muerte-, ymuy especialmente, en su famosísimo poema “Angelitos Negros”.

Este poema muy bien podría considerarse como un himno en contra de ladiscriminación racial. Se hizo muy conocido en todo el mundo de lengua españolaa través de un bolero interpretado por Antonio Machín, y fue especialmentepopular en España Blanco. El poema Angelitos Negros se incluyó en una obrapóstuma (1959) titulada La Juanbimbada, que recoge muchas poesías dispersas de distintasépocas de su vida.

 
PINTAME ANGELITOS NEGROS

Andrés Eloy Blanco

¡Ah mundo! La negra Juana,

¡la mano se le pasó!

Se le murió su negrito,

sí, señor.


– ¡Ay compadrito del alma,

tan sano que estaba el negro!

Yo no el acataba el pliegue,

yo no le miraba el hueso;

como yo me enflaquecía,

lo medía con mi cuerpo,

se me iba poniendo flaco,

como yo me iba poniendo.

Se me murió mi negrito;

Dios lo tendría dispuesto;

ya lo tendrá colocao

como angelito del cielo..


Desengáñese, comadre,

que no hay angelitos negros.

 
Pintor de santos de alcoba,

pintor sin tierra en el pecho,

que cuando pintas tus santos

no te acuerdas de tu pueblo;

que cuando pintas tus vírgenes

pintas angelitos bellos,

pero nunca te acordaste

de pintar un ángel negro.

 
Pintor nacido en mi tierra,

con el pincel extranjero;

pintor que sigues el rumbo

de tantos pintores viejos,

aunque la vírgen sea blanca,

píntame angelitos negros.

 
No hay un pintor que pintara

angelitos de mi pueblo.

Yo quiero angelitos blancos

con angelitos morenos.

Angel de buena familia

no basta para mi cielo.

 
Si queda un pintor de santos,

si queda un pintor de cielos,

que haga el cielo de mi tierra

con los tonos de mi pueblo,

con su ángel de perla fina,

con su ángel de medio pelo,

con sus ángeles catires,

con sus angelitos blancos,

con sus ángeles morenos,

con sus angelitos indios,

con sus angelitos negros,

que vayan comiendo mango

por las barriadas del cielo.

 
Si al cielo voy algún día,

tengo que hallarte en el cielo,

angelitico del diablo,

serafín cucurusero.

 

Si sabes pintar tu tierra,

así has de pintar tu cielo,

con su sol que tuesta blancos,

con su sol que suda negros,

porque para eso lo tienes

calientito y de los buenos.

Aunque la Vírgensea blanca,

píntame angelitos negros.

 
No hay una iglesia de rumbo,

no hay una iglesia de pueblo,

donde hayan dejado entrar

al cuadro angelitos negros.

y entonces, ¿a dónde van,

angelitos de mi pueblo,

zamuritos de Guaribe,

torditos de Barlovento?


Pintor que pintas tu tierra,

si quieres pintar tu cielo,

cuando pintas angelitos

acuérdate de tu pueblo,

y al lado del ángel rubio,

y junto al ángel trigueño,

aunque la Vírgensea blanca,

píntame angelitos negros.