A conocer la historia para no repetir errores
El director Roland Emmerich (“Día de la independencia”, “El día despuésde mañana”) nos brinda ahora una odisea imponente, que sucede en la mítica erade las profecías y los dioses, cuando los espíritus regían y los gigantesmamuts hacían temblar la tierra. Se trata de  10.000 A.C.”,protagonizada por Steven Strait, Camilla Belle y Cliff Curtis.

En una tribu en una remota montaña, el joven cazador D’Leh (StevenStrait), ha encontrado su objeto de pasión: la hermosa Evolet (Camilla Belle).Pero un día, una banda de misteriosos guerreros ataca el poblado, y rapta aEvolet. D’Leh entonces, se pone al frente de un pequeño grupo de cazadores,para perseguir a los invasores y salvarla. Aún si eso significara irse hasta elfin del mundo.

Al aventurarse en tierras desconocidas por primera vez, el grupo dehombres descubre que hay civilizaciones más avanzadas que la de ellos, y queesos habitantes están mucho más avanzados de lo que ellos jamás hubieran podidoimaginar. Con cada nuevo encuentro, otras tribus que también habían sidoatacadas por cazadores de esclavos se unen al grupo. Así la pequeña banda deD’Leh se va convirtiendo en un ejército.

El destino hace que los hombres del grupo lleguen a convertirse enincreíbles guerreros, puesto que deben enfrentarse a animales predadores de laera, y campear los climas más extremos. Al final de su viaje, descubren unaextraña civilización. Allí yace un imperio fuera de toda imaginación, y los hombresse dan cuenta que lo que buscan, está dentro de un imperio increíble, que tienepirámides que llegan hasta el cielo.

Deberán pelear contra un dios tirano, que brutalmente esclaviza a sugente. Es allí en donde D’Leh finalmente comprenderá que su destino no es sólosalvar a Evolet, sino a toda una civilización.